Los moteros celebran la mejora de la Seguridad Vial en Valladolid aunque piden más diálogo

La Plataforma Motera para la Seguridad Vial (PMSV) y la Asociación de Motoclubes de Valladolid (AMCsVa) han dado la bienvenida a las mejoras para los motoristas puestas en marcha por el Ayuntamiento de la capital vallisoletana y han abogado por más diálogo y por la creación de una Mesa de Seguridad Vial.

 

El portavoz de la PMSV (cuya delegación ostenta el motoclub VallaMoto), Rubén Manteca, ha celebrado las actuaciones que ha llevado a cabo el Ayuntamiento como la instalación de sistemas de protección para motoristas en tres puntos y las pruebas de pintura antideslizante que se llevan a cabo, pero ha asegurado que se "echa en falta" un poco más de diálogo.

 

En la misma línea se ha manifestado la Asociación de Motoclubes ha acogido "favorablemente" la instalación de nuevos tramos de doble bionda así como que se avance en el estudio e implantación de las pinturas antideslizantes, aspectos "críticos" para el colectivo motorista bien para minimizar las consecuencias en caso de accidente o para disminuir la siniestralidad, que además acercan a Valladolid a una verdadera "ciudad motera".

 

En cuanto a la pintura, Rubén Manteca considera que el tema va "lento" aunque sean conscientes de la necesidad de que hay que hacer pruebas técnicas que son complejas, por lo que ha abogado por intentar "acelerar" la implementación de esta mejora en la seguridad vial.

 

El portavoz de la Plataforma, en declaraciones a Europa Press, ha reivindicado además la creación de una Mesa de Seguridad Vial, un órgano en el que ha abogado por que estén representadas todos los implicados en el tráfico y, por lo tanto, todas las entidades representativas de la sociedad con el fin de poder conocer la opinión de todos los usuarios a la hora de hablar de la mejora de la seguridad vial.

 

A este respecto, ha incidido en que también se dijo que se iba a poner en marcha hace tiempo y cree que sería un órgano participativo y de diálogo efectivo.

 

TODA LA SOCIEDAD

 

La PMSV, ha recordado, sugirió que estuvieran en dicha Mesa la Fiscalía, Dirección General de Tráfico, Ayuntamiento y Policía Local, peatones, ciclistas, motoristas, taxistas, asociaciones de vecinos, representantes de Auvasa e incluso asociaciones de padres, es decir, que todos a los que pueda afectar en el tráfico pudieran expresarse.

 

Manteca ha aclarado que el motivo es que algunas medidas que pueden ser vistas con buenos ojos para mejorar la seguridad vial de determinados usuarios pueden no ser tan buenas para otros. Como ejemplo ha puesto el guardarraíl de la calle Recondo, que tiene doble bionda, ésta queda hacia fuera pero los lados cortantes hacia la acera, cuando hay sistemas de guardarraíles urbanos que son cilíndricos y evitan este riesgo.

 

Así, ha insistido en que si todos tuvieran presencia en ese órgano, se podrían sacar conclusiones en las reuniones que se tuvieran y se tendrían avances más efectivos y rápidos, algo que ya han trasladado al concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, en las reuniones mantenidas.

 

Respecto a la Mesa, la AMCsVa, que también apuesta por mantener más diálogo con el Consistorio, está a la expectativa sobre cómo se articula dicho órgano --Vélez analizará esta cuestión en próximas fechas en reuniones para abordar el problema de los atropellos en Valladolid-- puesto que, como han recordado que manifestaron en reuniones anteriores con el concejal tienen interés en colaborar "en todo aquello" que esté en su mano "para mejorar las condiciones de circulación, bien sea en lo referente a soluciones de movilidad como de seguridad".

 

Finalmente, el portavoz de la PMSV ha recordado que también están pendientes de implantar los pasos avanzados para motoristas y ciclistas en algunas calles de la ciudad, algo que también se anunció hace tiempo y que aún no se ha ejecutado.

 

Rubén Manteca ha recordado que en algunos sitios pueden ser útiles y en otro no, desde el punto de vista de la seguridad, y cree que en esto también deben dar su opinión otros usuarios de la vía como, por ejemplo, los conductores de autobuses, vehículos que más calzada ocupan, con el fin de que vean en qué puntos pueden suponer incluso un estorbo.