Los médicos vallisoletanos consideran "muy oportuna" la medida de eliminación de las mascarillas en interiores
Cyl dots mini

Los médicos vallisoletanos consideran "muy oportuna" la medida de eliminación de las mascarillas en interiores

El presidente del Colegio de Médicos, José Luis Almudí. TRIBUNA

José Luis Almudí, presidente del Colegio oficial de Médicos de la ciudad de Valladolid, afirma que estas excepciones donde sigue siendo necesaria la mascarilla lo serán en el futuro.

La decisión del Gobierno de eliminar la obligatoriedad de la mascarilla en los interiores podría desatar un incremento en los contagios, sin embargo, los médicos vallisoletanos consideran “oportuna” y “necesaria” esta medida a pesar de existir “la posibilidad de que aumenten los contagios tras las vacaciones de Semana Santa”.

 

El presidente del Colegio oficial de Médicos de la ciudad de Valladolid, José Luis Almudí, asegura que esta nueva medida es la consecuencia de una evolución “favorable” de la pandemia: “Hemos conseguido tener una excelente cobertura de vacunación. Tenemos inmunizado un importante porcentaje de ciudadanos y este cambio es producto de un buen resultado”.

 

Los médicos vallisoletanos están de acuerdo con la medida que llega en “un momento óptimo” con la primavera y el buen tiempo que permite que se incrementen las actividades lúdicas al aire libre: “Habrá menos posibilidad de contagios”.

 

Almudí aclara que son varias las condiciones que han permitido que pueda atajarse esta medida en el panorama nacional: “La variante Ómicron tenía mucha capacidad de transmisión y una incidencia muy elevada pero en pacientes da con síntomas leves o asintomáticos. Esta situación facilitó la inmunidad por haber padecido la enfermedad, lo que convierte la situación en una ventaja”.  

 

Este conjunto de factores hacen que el Gobierno, escuchando a las autoridades sanitarias, haya tomado la decisión de retirar la mascarilla en interiores salvo en el trasporte público, residencias de mayores u hospitales:Es esencial que se continúe utilizando donde no se puede mantener una distancia de seguridad o en los lugares donde se está en contacto con personas más vulnerables”.

 

José Luis Almudí afirma que estas excepciones donde sigue siendo necesaria la mascarilla serán continuas: “Probablemente, la mascarilla venga para quedarse en ciertos espacios. Todo lo que sirva para proteger a los vulnerables es bienvenido”.

 

Lo que va a quedar para siempre es la cultura de que cuando padezcamos un proceso respiratorio como, por ejemplo, un cuadro gripal, nos pondremos mascarilla para proteger al resto de las personas con las que vamos a coincidir. Junto con otras costumbres como la higiene de manos o la distancia de seguridad”.