Los inspectores de trabajo detectan más de 5.000 empleos irregulares en la Comunidad en 2016

Desde el año 2012, han aflorado en Castilla y León 25.313 empleos sumergidos. Se incrementan un 70 % las actuaciones de la Inspección en 2017 para mejorar la calidad en el empleo de los trabajadores.

El plan de actuación prevé para el próximo año más de 42.400 actuaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en materia de prevención de riesgos laborales, empleo y relaciones laborales, Seguridad Social y empleo sumergido y trabajo de extranjeros, fijando los términos de colaboración recíproca entre ambas administraciones. El programa de actuaciones cuenta, como en ocasiones anteriores, con el consenso de los interlocutores sociales.

 

Esta planificación está claramente orientada hacia la calidad en el empleo en ámbitos como el de la erradicación del empleo sumergido o irregular, el control del fraude en la contratación temporal y en el contrato a tiempo parcial, o la firmeza en el control de las actuaciones en materia de prevención de riesgos laborales, con el objetivo de promover la seguridad y salud de los trabajadores.

 

El subsecretario de estado de Empleo y Seguridad Social, Pedro Llorente,  ha presentado un balance de las actuaciones en lucha contra el fraude, que desde el 2012 hasta noviembre de este año, han tenido en términos globales para el conjunto del Estado un impacto económico de 17.189 millones de euros. En Castilla y León, desde 2012 han aflorado 25.313 empleos sumergidos. La actuación de la Inspección en este ámbito prosigue una tendencia creciente, ya que en los 11 primeros meses de 2016 se han detectado 5.029 empleos sumergidos.

 

DE TEMPORAL A INDEFINIDO

 

En materia de transformación de contratos temporales en contratos indefinidos. Desde 2012, se han transformado en la Comunidad 13.456 contratos. En los 11 primeros meses de 2016, el número de contratos transformados arroja un resultado de 3.600, experimentando un incremento del 26,5 % en relación al mismo periodo del año anterior.