Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Los Hosteleros de Valladolid no tendrán que pagar multa por el pincho de feria de 2015

La presidenta de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid, Maria José Hernández. ARCHIVO

La sentencia impuesta por supuestamente acordar el pincho de feria de 2015 ha quedado definitivamente anulada tras cobrar firmeza la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que fallaba contra la sanción del Tribunal de Defensa de la Competencia.

La multa impuesta a la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid (APEH) por supuestamente acordar el pincho de feria de 2015 ha quedado definitivamente anulada tras cobrar firmeza la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que fallaba contra la sanción del Tribunal de Defensa de la Competencia.

 

La sentencia, de 1 de marzo de 2019, ha cobrado firmeza al no interponerse recurso de casación por parte de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León contra el fallo del TSJCyL que anulaba la multa de 11.368,69 euros a la Asociación, la cual había acordado el Pleno del Tribunal para la Defensa de la Competencia de Castilla y León de 22 de junio de 2017.

 

La Asociación ha recordado que la sentencia anuló citado acuerdo, por el que se impuso inicialmente la multa mencionada, al considerarse por la Administración autonómica que la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid infringió la Ley de Defensa de la Competencia en la Feria de Día del año 2015 por el denominado 'pincho de feria'.

 

La sentencia dejó sin efecto dicho acuerdo al entender que el gremio hostelero en ningún momento fijó el precio del pincho de Feria (que incluye pincho y bebida) y constataba que hasta cuatro informes del Ayuntamiento de Valladolid establecían que, aunque ese año 2015 la Asociación tuvo una implicación mayor en la organización de la Feria de Día de dicha edición, fue el Ayuntamiento el que "imponía" la condición de que en la oferta de cada establecimiento participante se incluyera el denominado pincho de Feria.

 

La resolución judicial recogía, además, que hay numerosos aspectos de la Feria de Día que han sido consensuados con la APEHVA, pero que hay otros, considerados como relativos a cuestiones de interés general o público, que han sido siempre objeto de decisión unilateral por parte del Ayuntamiento en desarrollo de sus competencias y obligaciones, imponiendo su cumplimiento al conjunto de participantes en ella como condiciones obligatorias.

 

Entre estas se encuentra, desde la primera edición de la Feria de Día, la exigencia de que todas la casetas deben ofrecer al público y publicitar de forma "expresa y visible, como mínimo, una tapa y bebida especial a un precio determinado, de modo que se garantice que todos los ciudadanos puedan acceder al disfrute de esta fiesta popular".