Los hosteleros de Valladolid, cansados: “Se están cebando con nosotros”
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Los hosteleros de Valladolid, cansados: “Se están cebando con nosotros”

Interior de un establecimiento hostelero.

La Junta de Castilla y León amplía el cierre del interior de los bares en la capital hasta el próximo 3 de mayo.

Una vez más las restricciones prolongadas este lunes 19 de abril por la Junta de Castilla y León sobre el cierre del interior de la hostelería ha afectado directamente a estos empresarios de Valladolid. Y es que el pasado 6 de abril, los bares y restaurantes de la ciudad tuvieron que cerrar las puertas al consumo en el interior, en un principio durante dos semanas.

 

Pero debido la incidencia acumulada en la ciudad en los últimos 14 días, que sigue 'bailando' por encima de los 150 puntos marcados para el cierre, la Junta ha decidido prorrogar la medida hasta el 3 de mayo. “Si cerramos, cerramos en Castilla y León”, comenta Begoña de la Hoz, trabajadora del bar Le Vintage en la vallisoletana Calle Pasión.

 

Fernando García, socio-gerente del Bar Le Bistró ubicado en la Calle Teresa Gil, califica por su parte esta situación como “muy mala para la hostelería” y añade que no entienden "el cierre de interior de los locales porque somos de los sectores que más estamos cumpliendo las normas y más espacios seguros estamos habilitando”. Vicente Ernesto, jefe del bar La Pera ubicado en la Calle Héroes de Alcántara, añade que “no hay ninguna prueba de que la hostelería sea un ambiente donde puedas contagiarte más fácilmente”.

 

En Valladolid hay muchos bares que no disponen de terraza, con lo cual no pueden abrir al público. El pasado 15 de abril, el Ayuntamiento permitió a los hosteleros que se encuentren en esta situación ocupar hasta tres plazas de aparcamiento para montar su terraza, algo todavía pendiente de verse por las calles de la ciudad.

 

“A mí no me han dejado ampliar la terraza. Lo he solicitado pero no me lo han permitido porque me dicen que se estrecha mucho la calle. No me parece que tengan un criterio muy homogéneo a la hora de permitir ampliaciones de terrazas”, añade Fernando.

 

Jose María García-Hervas, jefe del local El Mercado del Trigo ubicado en la Calle Regalado, comenta que son "unos afortunados". "Desde el principio el Ayuntamiento nos autorizó extender un poco las mesas. Son las mismas pero con más espacio y nos han habilitado una fila en la acera de enfrente”.

 

Los cuatro hosteleros coinciden en que la situación económica en la hostelería es preocupante. “Están arruinando la hostelería y el turismo sin dejar abrir dentro”, comenta Begoña. Fernando añade que su negocio lo está pasando “realmente mal” y José María comenta que económicamente van justos pero sobreviven gracias a su negocio mixto de cafetería y panadería.

 

Los hosteleros de Valladolid deberán esperar hasta el 3 de mayo para que la situación mejore, la Junta de Castilla y León tome unas medidas que favorezcan la hostelería en la ciudad, y vuelva la vida a los bares. Según comenta García-Hervás “desde el cierre del interior, la calle está más floja y más triste” y Vicente añade que “tenemos que sobrevivir, es nuestra fuente de ingresos”.