Cyl dots mini

Los ganadores del Concurso de Pinchos de Valladolid presentan sus creaciones en la Escuela de Cocina

Luis Antonio Carcas y Shuyun Chen, ganadores de ambos certámenes respectivamente, han elaborado en directo sus tapas como punto final de tres días centrados en la cocina en miniatura

Los ganadores del concurso nacional de pinchos y el campeonato internacional han presentado sus creaciones en la mañana del miércoles como colofón final a la semana gastronómica por excelencia en Valladolid. Luis Antonio Carcas, del restaurante zaragozano Casa Pedro, y la chef afincada en Nueva Zelanda Shuyun Chen han mostrado a los medios la elaboración de los pinchos en directo y han explicado su composición y el proceso culinario.

 

Ana Redondo, concejala de cultura, ha transmitido la enhorabuena a los premiados y el “profundo éxito en el número, el desarrollo y la calidad y elaboración de los productos”. Además, se ha visto sorprendida por unas tapas internacionales de “elevadísima altura”. Una altura figurada, porque si algo tiene de especial esta cocina en miniatura que tanto se está exportando hasta los países más insospechados es el tamaño. Una tapa con capital en Valladolid, como ha recordado Redondo y que además está comenzando a servir “que sea reconocida como capital mundial de la tapa”.

 

Una declaraciones a las que se ha animado la presidenta de la asociación de hostelería, que ha remarcado el “nivel tremendamente alto en el campeonato internacional” del que Shuyun Chen se ha proclamado ganadora en su primera visita a España y ha recalcado el esfuerzo y la dedicación de la “gente no acostumbrada a trabajar la tapa” en sus países de origen.

 

El ganador nacional ha explicado el proceso de elaboración de su “pequeño bocado de mar”, en el que han “buscado el sabor del océano” a través de una concha de ostra en masa de oblea y algas, acompañado de una emulsión de mejillón en escabeche. Una tapa que ha experimentado, según ha relatado, una evolución con el paso del tiempo y que le ha servido además para alzarse con el concurso de tapas de Zaragoza, su ciudad de origen.

 

Una mezcla de la cultura asiática y la más tradicional española, por parte de la chef Chen, han sido los puntos de partida para defender una tapa, crujiente de arroz con rollitos de atún y verduras en escabeche, inspirada en el sur de España y concretamente en la región de Murcia.

 

Además, ha concluido con un alegato a la popularidad de la cocina española en Nueva Zelanda y la “entrega y pasión de los cocineros nacionales” que “no siguen la receta” como los chefs de su país de residencia.

 

Las tapas ganadoras, así como las demás, se podrán degustar en los establecimientos apadrinados para la ocasión. 

Noticias relacionadas