Los feriantes "desesperados" piden ayuda: "hay gente que desde octubre no ha trabajado"

El presidente de la Asociación de Feriantes de Valladolid, Juan Ignacio Arcos, habla sobre la dura situación que atraviesa el sector

La cancelación masiva de las fiestas de los pueblos ha afectado a numerosos sectores, entre ellos los feriantes. “Estamos desesperados. Hay mucha gente que desde octubre no trabaja y los pocos que hemos podido trabajar en invierno, ha sido en navidad y carnavales, con ingresos mínimos para ir tirando. Cuando se declaró el Estado de alarma nos pasó lo mismo que a todo el mundo, pero con el agravante de que llevábamos desde octubre prácticamente sin unos ingresos dignos”, admite Juan Ignacio Arcos, presidente de la Asociación de Feriantes de Valladolid.

 

La Junta de Castilla y León ha permitido montar las ferias en cualquier punto, cumpliendo las normas de sanidad, pero según indica Juan Ignacio Arcos, cuando llegan a un pueblo para montar las atracciones, el Ayuntamiento les frena: “nos dicen que no hay fiestas en el pueblo porque no puede haber grandes aglomeraciones de gente y por tanto no hay feria y no nos permiten montar nada”.

 

El presidente de las Asociación de Feriantes de Valladolid insiste en la necesidad de tomar medidas contundentes y la importancia de que se escuche al sector. “Si nos prohíben trabajar nos tienen que ayudar, pero como no nos lo han prohibido pues no nos ayudan. Hemos mandado escritos, peticiones al Ayuntamiento, a la Junta de Castilla y León y al Gobierno, pero seguimos esperando una respuesta”, afirma.

 

Son muchos los feriantes cuyos únicos ingresos se concentran en los meses de junio, julio, agosto y septiembre, en la temporada de las fiestas de verano y que ahora ante su cancelación están totalmente desamparados. “Muchos compañeros paran de trabajar en octubre y empiezan de nuevo en mayo, porque básicamente es el verano con lo que nos ganamos la vida”, afirma Juan Ignacio Arcos.

 

Familias completas de feriantes sufren las consecuencias de las cancelaciones de las fiestas y la incertidumbre de poder o no poder montar las atracciones en las ferias. Juan Ignacio Arcos insiste en que no son un sector pequeño, ya que son 30.000 feriantes en toda España, muchos de los cuales ahora mismo no tienen a penas dinero para comer. “Yo soy un pequeño empresario que con mis atracciones durante las fiestas intentaba dar trabajo a 3 o 4 personas. Yo tenía mis créditos y todas estas cosas, ganaba dinero y pagaba mis impuestos. Si ahora el Gobierno me da 600 euros para hacer todo eso que hacía antes, me es imposible”, admite.

 

De cara a una posible cancelación de las fiestas de Valladolid, Juan Ignacio Arcos ha propuesto al Ayuntamiento de la ciudad que, independientemente de la suspensión de las fiestas, les permitan montar la feria, una proposición que se ha hecho a todos los ayuntamientos de España a través de la Asociación Nacional de Feriantes de España para intentar reactivar el sector. “Hemos planteado incluso bajar los precios de las atracciones y estar algunos días más. No queremos que nos den dinero por estar en casa, queremos trabajar, pero necesitamos las fiestas y si no hay fiestas tendrán que ayudarnos”, afirma Juan Ignacio Arcos.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: