Los farmacéuticos apelan a un consumo responsable de antibióticos para frenar las resistencias bacterianas
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Los farmacéuticos apelan a un consumo responsable de antibióticos para frenar las resistencias bacterianas

Se estima que en España más de 4.000 muertes anuales son debidas a bacterias multirresistentes, cifras que alcanzan los 25.000 casos si nos referimos a toda la Unión Europea.

Los farmacéuticos de Castilla y León apelan a un consumo responsable de los antibióticos con el fin de evitar el desarrollo cada vez más frecuente de peligrosas resistencias bacterianas.

 

Con motivo del Día Europeo del Uso Prudente de los Antibióticos, que se celebra este domingo, el Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León (Concyl) hace hincapié en la utilidad de los antibióticos y el problema que suponen las resistencias a los mismos por su uso excesivo o inadecuado.

 

De ahí que sea necesaria la prescripción y el cumplimiento del tratamiento para así preservar su efecto durante más tiempo en la sociedad, informa a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

A este respecto, el presidente del Concyl, Carlos Treceño, recuerda que las oficinas de farmacia no pueden dispensar antibióticos sin receta, que no se pueden abandonar los tratamientos antes de tiempo y que gripes, catarros o resfriados no están provocados por bacterias, sino por virus, por lo que el uso de antibióticos no está indicado.

 

El objetivo final de todas estas recomendaciones es que los antibióticos sigan siendo eficaces, mantienen desde el órgano colegial.

 

Desde el Concyl se advierte que este problema de mala praxis va en aumento. La introducción de antibióticos en la práctica clínica, tanto para uso humano como veterinario, ha permitido un tratamiento eficaz de la mayoría de los procesos infecciosos bacterianos de nuestro entorno.

 

Sin embargo, el desarrollo de las resistencias a los antibióticos y la escasez de tratamientos alternativos constituye en la actualidad el mayor problema de salud pública a nivel mundial.

 

Se estima que en España más de 4.000 muertes anuales son debidas a bacterias multirresistentes, cifras que alcanzan los 25.000 casos si nos referimos a toda la Unión Europea, con unos costes añadidos de aproximadamente 1.500 millones por cuidados extra hospitalarios, cuidados médicos y pérdidas en la productividad, concluye el comunicado.