Los exjugadores del Betis niegan haber recibido pagos de Osasuna para vencer al Real Valladolid

No obstante, Antonio Amaya reconoce que había un incentivo por ganar al Pucela, aunque nunca se llegó a cobrar. 

Los exjugadores del Betis Antonio Amaya, Jordi Figueras y Xabier Torres han negado este jueves haber recibido dinero por parte de Osasuna para ganar, empatar o perder algún partido en la temporada 2013/14.

 

Los exjugadores del Betis han declarado este jueves como acusados de recibir dinero por parte de exmandatarios de Osasuna para ganar al Valladolid y para dejarse ganar ante el club rojillo en los dos últimos partidos de la temporada 2013/14.

 

El primero en declarar ha sido Antonio Amaya, quien ha contestado únicamente a su abogado, y que ha negado recibir dinero para ganar o dejarse perder: "Jamás, no existe dinero para comprar la dignidad", ha manifestado. Sin embargo, ha reconocido que "se habló de un incentivo por ganar al Valladolid, cosa que no se cumplió".

 

Amaya ha asegurado que el exgerente de Osasuna Ángel Vizcay "jamás me ha dado un euro a mí" y ha afirmado que "lo he visto una vez en la vida, en el hotel Los Galgos junto a Jesús Peralta -exdirectivo del club- en la que se habló de un incentivo por ganar al Valladolid, cosa que no se cumplió".

 

Sobre las salidas de dinero de Osasuna, Amaya ha destacado que "todos los exdirigentes dicen que Vizcay saca dinero de las arcas de Osasuna". "Sólo le queda intentar repartir la basura pero está claro que el dinero se lo ha quedado él", ha aseverado.

 

Por otro lado, ha explicado que en 2014 se compró un vehículo porque "soy un caprichoso de los coches, cambiaba de coche cada cinco o seis meses". Ha afirmado que vendió su vehículo a su cuñado a mediados de mayo por el que recibió 23.000 euros en efectivo "y pactamos que me pagaría los otros 13.000 euros cuando vendiera su coche". Cantidad que, a los dos o tres días, ingresó en su cuenta "porque era dinero mío legal". "Se puede ver que el seguro lo di de baja y hay un papel de compraventa de la tienda", ha remarcado.

 

Ha explicado que esos 13.000 euros por la venta del coche "me lo quedé en mi casa puesto que me gusta tener dinero en efectivo en mi casa". Ha explicado que desde que comenzó a jugar en el Rayo Vallecano con 18 años "cobrábamos siempre en efectivo, no he tenido una nómina en el banco nunca en el Rayo Vallecano, y me acostumbré a vivir con dinero en efectivo".

 

Igualmente, ha asegurado que de estos 13.000 euros salieron 900 euros que pagó como una señal para un piso en junio. Y ha afirmado que, por esas fechas, se compró una moto por 4.000 euros que pagó en tres veces. Amaya ha explicado que "me tocaron mil y pico euros en el casino y al día siguiente me permití el capricho de dar esa señal para la moto".

 

Finalmente, ha justificado que, en diciembre de 2014, sacara 10.000 euros en efectivo y, a los pocos días, otros 4.000, en que "me gusta más tener el dinero en casa que en el banco, porque me acostumbré a vivir con dinero en efectivo".

 

El siguiente en declarar a sido Jordi Figueras quien, igualmente, sólo ha contestado a las preguntas de su abogado. El exjugador del Betis ha negado conocer a Ángel Vizcay o algún otro directivo de Osasuna y, por lo tanto, ha señalado que "jamás" se ha reunido con ellos. Igualmente ha asegurado desconocer si hubo reuniones en un hotel de Madrid con estos exmandatarios.

 

Figueras ha declarado que desconocía que la Liga había contratado un detective para seguirle; algo que descubrió cuando se levantó el secreto de sumario. Al respecto, ha subrayado que el informe de este detective "dice que a las siete de la tarde llego a mi casa y no vuelvo a salir de ahí".

 

Ha explicado que no pudo jugar el partido Betis-Valladolid por estar sancionado y ha negado recibir ninguna cantidad de dinero aparte de su club de entonces. "Sólo cobraba del Betis", ha insistido.

 

También se ha referido a "dos operaciones anómalas" incluidas en el informe patrimonial sobre sus cuentas realizado por parte de la Agencia Tributaria. La primera de ellas, del 30 de mayo de 2014, es un ingreso de 11.125 euros por parte de su entonces compañero del Betis, Antonio Adán, como regalo de bodas, que tuvo lugar el 7 de junio. Al respecto, ha atribuido a un error de Adán este ingreso ya que "no se había dado cuenta y había metido un cero de más". Razón por la que "le hice una transferencia de devolución porque me quería regalar 1.125 euros".

 

El segundo ingreso, de 3.670 euros, se produjo el 11 de junio y Figueras lo ha atribuido a dinero en efectivo regalado por los invitados el día de su boda. Una cantidad que, posteriormente, ingresó en la cuenta de la que es titular junto con su pareja e hijo.

 

Finalmente, ha declarado Xabier Torres quien, al igual que los otros dos acusados, sólo ha contestado a las cuestiones de su abogado. Ha negado conocer a Vizcay, Peralta, Maquírrian o al resto de acusados, a excepción de sus excompañeros del Betis.

 

Igualmente, ha destacado que "jamás" ha recibido dinero extra de algún club por ganar, empatar o perder un partido, ha negado reunirse ni mantener contactos de ningún tipo con directivos de Osasuna para tratar estas cuestiones, y ha asegurado desconocer si se produjeron estas reuniones. Ha negado, además, haber estado en el hotel Los Galgos de Madrid ni en un garaje de Sevilla, ni haber recibido sobres o un neceser con dinero.

 

Preguntado por qué Ángel Vizcay y otros acusados le han identificado como la persona que asistió la reunión en la que se pactaron los presuntos pagos, Torres ha contestado que "no tengo ni la menor idea de por qué y es algo que habría que preguntarle a ellos".

 

Ha explicado que en la temporada 2013/14 "tuve una lesión muy importante que fue la rotura completa del tendón de aquiles" que le tuvo de baja entre seis y siete meses, razón por la que en su club le quitaron la ficha federativa "para poder fichar a otro jugador". Así pues, ha subrayado que durante el final de la temporada 2013/14 "no había ninguna posibilidad" de jugar un partido de fútbol "porque no tenía ficha".

 

Por otro lado, ha explicado que en el primer semestre de 2014 viajó "bastantes veces a Madrid" porque "iba mucho a una clínica para arreglarme la boca", para visitar a su antiguo médico del Getafe y por una operación de su pareja.

 

También ha sido preguntado por la compra de una barca en un salón náutico de Valencia. El exjugador del Betis ha indicado que "vengo de una familia de pescadores" y que, a raíz del fallecimiento de su abuelo, "nos quitaron el amarre" por lo que decidió comprar una barca "para volver a revivir esos recuerdos de infancia".

 

En este sentido, ha explicado que disponía del dinero para esta compra porque "en el verano anterior, como estuve a punto de comprar en varias ocasiones, retiré dinero", al igual que su padre. Un dinero que "sacaba de mi cuenta y de los ahorros que he obtenido en mi actuación futbolística".

 

De la misma manera, ha justificado la realización de diferentes reintegros "en momentos oportunos que estábamos a punto de hacernos con esa barca" y que, finalmente, realizó un ingreso de 20.000 euros al club náutico para contratar el amarre.