Los drones de Hacienda encuentran construcciones ilegales en todos los municipios de Valladolid

Imagen de Herrín de Campos, el municipio con mayor porcentaje de inmuebles no declarados.

La tasa de regularización ha permitido recaudar 1,3 millones en la provincia. El caso más impactante es el Herrín de Campos, donde el 15 por ciento de los inmuebles no estaban declarados.

Entre las capitales de provincia de Castilla y León, las cifras son las siguientes:

Valladolid: 3.535 (1,36%)

Zamora: 3.368 (4,43%)

Burgos: 2.964 (1,39%)

León: 1.887 (1,38%)

Palencia: 957 (1.09%)

Ávila: 807 (1,07%)

Segovia: 609 (1,07%)

Soria: 529 (0,98%)

Salamanca: 423 (0,25%)

En 2013, Hacienda decidió recurrir al último invento aeronáutico para hacer su guerra contra el fraude de las construcciones ilegales. Se trata del uso de drones para vigilar piscinas ilegales, terrazas, ampliaciones de naves... que no se declaraban. Con este sistema, y hasta 2018, sacó a la luz 300.000 construcciones ilegales en más de 2.000 municipios de Castilla y León entre 2013 y 2018 y tres millones en toda España. Ahora el diario 'ABC' ha dado a conocer los datos de Hacienda sobre dónde estaban esos inmuebles sin declarar, y en el caso de Valladolid los ha encontrado en 225 municipios, es decir la totalidad de la provincia.

 

Según los datos de Hacienda, 225 municipios de Valladolid tenían algún inmueble sin declarar; es decir, la práctica totalidad de los existentes en la provincia. Destaca el caso de Herrín de Campos, con 129 inmuebles, de un total de 857, lo que hace que el 15,05 por ciento de los inmuebles de la población fueran ilegales, según el estudio de ABC. Le siguen Torrecilla de la Abadesa con 179 (14,72%), Nava del Rey, con 615 (14,69%) o Villanueva de Duero, con 433 (lo que supone un 13,83&). Uno de los pueblos con mayor número de inmuebles no declarados es Peñafiel (770), aunque el porcentaje con respecto a la totalidad de inmuebles existentes es de un 5,99. Por su parte, en la capital se han detectado un total de 3.535 construcciones, lo que supone el 1,36% del total.

 

Cada bien detectado tiene una tasa de regularización de 60 euros, lo que eleva los ingresos por encima de los 180 millones de euros sólo con esta tasa desde hace cinco años: a ello hay que sumar el efecto para el IBI al aflorar propiedades no declaradas y que pagan la contribución. Un pastel muy apetitoso, motivo por el cual el nuevo Gobierno va a seguir adelante con el plan del anterior ministro de Hacienda.

 

El cobro de la tasa regularización ha permitido recaudar 3,48 millones de euros en León; 2,2 millones de euros en Zamora y Salamanca; 1,8 millones de euros en Ávila y Burgos; 1,3 millones en Valladolid; más de un millón en Segovia, y cerca del millón de euros en Palencia y Soria. La provincia en la que hubo más quejas por estas regularizaciones fue Salamanca, con 645 hasta finales de 2018.