Los distribuidores de bebidas aseguran estar tan perjudicados como la hostelería y denuncian falta de ayudas
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Los distribuidores de bebidas aseguran estar tan perjudicados como la hostelería y denuncian falta de ayudas

La facturación en el sector ha caído sobre un 60% en 2020. Además, con las restricciones actuales existe mucha incertidumbre sobre cuándo podrán volver a trabajar con normalidad.

Un sector que sufre de manera indirecta la crisis del Covid-19 es sin duda el de la distribución de bebidas. Con el cierre de la hostelería, que abarca un 95% de los clientes, este sector no puede trabajar con normalidad. Cuatro meses han estado cerrados durante en 2020 y este año ya van por el primer mes. No reciben más ayudas que los ERTE de sus empleados, aunque tienen que pagar su Seguridad Social sin trabajar. En definitiva, un sector olvidado que no tiene más que incertidumbre por cómo será su futuro laboral.

 

Francisco Herrera, de Extealde, una de las principales empresas de distribución de bebidas explica a TRIBUNA cómo está el sector ahora mismo: “El 95% de nuestro negocio va dirigido a la hostelería. Con la normativa no sabemos cómo trabajar, vamos día a día porque lo que es válido para hoy, no lo es para mañana”.

 

Además, Herrera cree que somos un sector muy olvidado, sin nosotros no habría hostelería. Tenemos los mismos problemas que la hostelería, pagando impuestos sin tener ingresos y poco caso nos están haciendo a la hora de recibir ayudas”. El sector se queja de que las administraciones no les tienen en cuenta, “la única ayuda que tenemos son los ERTE y matizo porque estamos pagando la Seguridad Social de los empleados sin trabajar”.

 

También se muestra crítico con el Gobierno central ya que según el “el señor Presidente nos dijo que se nos iba a ayudar con 200 millones de euros y no hemos recibido nada”.

 

En cuanto a la facturación de Extealde, Francisco Herrera asegura que“las ventas han caído entre un 60% y un 70%, ahora estamos muy parados ya que solo permiten abrir terrazas y con este tiempo muchos establecimientos no lo hacen”. Además, pone el ejemplo de Madrid, que desde que abrieron la hostelería en mayo no han cerrado, aunque si tengan restricciones que “es lo normal”, apunta Herrera.

 

También, duda de la fiabilidad de las medidas de la Junta de Castilla y León “llevamos sin poder entrar en el interior de los bares desde el 12 de enero y los contagios han subido. No creo que la hostelería sea el problema. Que se lo hagan mirar”.

 

Javier García gerente de Gregorio Díez distribuidor, cree que “si no nos dejan trabajar, lo mínimo que queremos es que nos den ayudas proporcionales a las pérdidas. Tenemos una plantilla de 28 trabajadores y también tenemos autónomos. Para mí los ERTE y los ICOS sí que han funcionado y han ayudado, aunque haya que devolverlos”.

 

En cuanto al futuro García asegura que, es muy incierto. No sabemos qué medidas hay que adoptar. Además, el proceso de vacunación va muy lento, no va al ritmo que se esperaba”.

 

En la hostelería se han perdido muchos negocios. Según Javier García, se han perdido tantos trabajos como si de tres Fasa Renault se tratase, pero como los negocios son pequeños no se mediatiza lo que se tenía que mediatizar”.