Los diez pueblos de la provincia de Valladolid que no deberías perderte

Medina de Rioseco. TRIBUNA

La provincia está llena de sorpresas y lugares de inmensa hermosura para calzarse un buen calzado y descubrir durante unas horas o unos días

La provincia de Valladolid está repleta de localidades por las que merece la pena perderse al menos por unas horas. No todo en Valladolid lo acaparan los castillos, vinos y gastronomía, el turismo de interior ha producido un despunte en el territorio y cada vez son más las personas que se acercan hasta la región vallisoletana para degustar otra forma de maridaje, otras fortificaciones esta vez regadas por calles, palacios, murallas e iglesias.

 

Este es un paseo por los pueblos más bonitos de Valladolid sin moverse de casa, aunque recomendamos encarecidamente que se transporte y visite las localidades de la provincia, si no lo ha hecho ya.

 

URUEÑA

 

Si comenzamos la ruta en Urueña no solo entraremos en uno de los pueblos más llamativos de Valladolid, sino que accederemos a una maravilla catalogada como una de las localidades más bonitas de España.

 

Urueña, además de ser una de las pocas urbes amuralladas de la provincia, también posee el distintivo de ser la única villa del libro de España. Más de diecisiete librerías se agolpan en una localidad de poco más de cuatrocientos habitantes: de autor, histórico e incluso un centro de interpretación de la literatura y la cultura en su amplitud que lleva el nombre de Miguel Delibes, confeso enamorado de este pueblo situado al noroeste de la provincia.

 

PEÑAFIEL

 

Peñafiel es sinónimo de vino. En esta localidad situada al este de la comarca se cultiva gran parte de la vid de Valladolid, además de un buen puñuado de la historia más medieval con su plaza del coso o el convento de Santa Clara. El castillo de Peñafiel custodia todo el pueblo sobre una loma. De estructura rectangular, recuerda a un buque o un barco en medio de las anchas llanuras castellanas. En su interior se encuentra el museo del vino, una gran muestra de la importancia de la viticultura en la zona.

 

También puedes visitar la bodega Protos, un internacionalmente laureado complejo arquitecónico o incluso perderse por la ladera y los aledaños del castillo, donde encontrarás un buen puñado de bodegas subterráneas donde tomar los famosos caldos de Peñafiel o incluso comer.

 

SIMANCAS

 

Simancas está situada muy próxima a la capital y es de obligatoria parada por su historia. Dos de los elementos principales de la provincia se encuentran en esta localidad a tan solo diez minutos en coche desde Valladolid: el archivo de Simancas, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO dentro de la distinción de 'memoria del mundo', y que recoge documentos fundamentales de la Corona de Castilla y de las diferentes monarquías del país hasta el reinado de Isabel II.

 

Otro de los elementos de visita en Simancas se encuentra atravesando el río Duero, en uno de sus puntos más anchos y en confluencia con las aguas del Pisuerga, que coge el testigo y reparte vida en dirección a la ciudad. El puente romano es el punto de entrada a la villa y es uno de los mejor conservados de la provincia. Además, el transporte público de Valladolid llega hasta los aledaños del puente. Ya no hay excusa para acercarse y conocer esta localidad si todavía no lo has hecho.

 

MEDINA DEL CAMPO

 

Medina del Campo es la segunda ciudad más grande de la provincia de Valladolid y cuna de reyes. Además, durante el reinado de Isabel la Católica, esta villa fue uno de los principales puntos neurálgicos del reino de Castilla. Gran parte del legado todavía sigue presente en forma una de las fortalezas más grandes de España. El castillo de Medina del Campo es la principal atracción turística de esta urbe, que además acoge uno de los principales festivales de cine del país y otros tantos eventos por los cuales merece la pena acercarse, empaparse con su historia y disfrutar de su gastronomía por plazas y calles. 

 

Medina del Campo está muy bien conectada a través de las diferentes opciones de tren y bus que podemos encontrar desde cualquier punto de la provincia. Si decides ir en coche, no más de media hora separa, por ejemplo, la capital de esta localidad.  

 

 TORDESILLAS

 

Este pueblo al sur de la provincia ha sido reconocido a nivel nacional por su siempre polémico 'Toro de la Vega', además de que da nombre a un tratado que repartió medio mundo en tiempos del Imperio Español y que se firmó justamente en esta localidad. También nos brindan unos polvorones que nunca faltan en las mesas de los vallisoletanos y que se producen, junto a otros tantos productos dulces, en la confitería Galicia. 

 

Tordesillas posee un conjunto histórico de gran belleza y un puente que resulta una delicia para todos los que deciden acercarse a conocer esta hermosa villa junto al río Duero, un monasterio, el de Santa Clara, también famoso por su repostería y su belleza o la posiblilidad de visitar las bodegas del grupo Yllera. Razones más que de sobra para acercarse y conocer uno de los pueblos más bonitos de la provincia.

 

ÍSCAR

 

Si hablamos de Íscar, lo primero que se nos viene a la cabeza es su castillo. No hay colegio en el territorio vallsoletano que no lo haya visitado. Y es que esta fortaleza es una de las reformadas recientemente y su torre, la del homenaje, el principal símbolo de la localidad.

 

Las vistas desde el monumento son espectáculares y se puede apreciar toda la villa y, además, buena parte de la extensión de la provincia. Íscar se encuentra en el extremo sureste de Valladolid, muy cerca del límte con Segovia.

 

LA SANTA ESPINA

 

Si todavía no te has empapado de la belleza de esta pequeña localidad vallisoletana, ya estás tardando. Además de poder pasear por su impresionante monasterio y sus bonitas calles, podrás encontrarte con Ronaldo Nazario con boina y dos galgos. Y eso le da todavía más glamour a uno de los conjuntos medievales más ocultos para turismo rural que se acerca a la capital y a los principales pueblos.

 

Además podrás degustar de uno de los productos estrellas, el lechazo, en uno de los asadores de la localidad y comer cerca de un señor con boina, zapatos de agua y varios perros: sí, otra vez Ronaldo Nazario.

 

OLMEDO

 

Olmedo se encuentra situado muy cerca de Medina del Campo, en el sur de la provincia. Este pueblo es uno de los más bonitos del territorio y es de obligatoria visita si tienes niños y quieres pasar unas horas en familia en la principal atracción de la villa: el parque temático mudejar. Allí podrás encontrar los principales monumentos y edificios de Castilla y León de este estilo, en su versión en miniatura. Además, un pequeño tren de juguete recorre el parque y se adentra por todos los trabajos. 

 

El museo y villa romana de Almenara-Puras se encuentra a tan solo unos cuantos kilómetros de la localidad y merece también una vista para conocer el pasado más lejano de la provincia. 

 

 

MEDINA DE RIOSECO

 

Que una localidad posea los títulos honoríficos de Muy Noble y Muy Leal, además de ser conocida por los sobrenombres de la Ciudad de los Almirantes y la Vieja India Chica, es ya un aliciente para disfrutar de una urbe situada al noroeste de Valladolid. Conocida por su Semana Santa, de incalculable valor, merece la pena disfrutar de un conjunto monumental repleto de iglesias, una gran Plaza Mayor y un centro histórico serprenteado de soportales típicos castellanos.

 

Además, desde Medina de Rioseco podrás comenzar una ruta en barco por el Canal de Castilla, en el embarcadero junto con la fábrica de harinas San Antonio, otro de los principales reclamos turísticos.

 

WAMBA

 

Wamba es el único municipio español que contiene y que empieza con 'w'. Más allá de la anécdota con el nombre, esta localidad vallisoletana es un reclamo por su belleza y por contener monumentos de la época visigoda. El nombre corresponde al godo Wamba, que se proclamó rey del lugar allá por el año 672. 

 

Además de una historia lejana en el tiempo y apasionante, conserva uno de los poco osarios del España. Otro de los motivos para acercarse a Wamba.

 

Antes de que nos dediquéis unos bonitos comentarios con alguna que otra discrepancia, animamos a añadir más pueblos y a invitarnos a visitar todos los que seguramente, y por motivos de espacio, se nos hayan olvidado y también merezcan la pena. Porque la provincia de Valladolid está llena de maravillas.