Cyl dots mini

Los comerciantes del centro explotan en el segundo día sin tráfico: "No vendemos nada, es una ruina total"

El centro de Valladolid, cortado al tráfico. M. MOYANO
Ver album

El corte del centro de Valladolid por el Protocolo de Anticontaminación genera debate entre los vecinos de la ciudad. 

La preocupante subida de niveles de partículas nocivas para la salud y un clima desfavorable para erradicarlas ha llevado al Ayuntamiento de Valladolid a cerrar el centro de la capital. La medida, implantada ayer domingo y que se extenderá durante todo el lunes, pretende que los episodios de contaminación no vayan a más.

 
“No vendemos nada. Ruina total”. Con estas palabras describía un gasolinero el corte de tráfico por el Protocolo de Anticontaminación de Valladolid. Su comercio, situado en la Plaza Poniente, es uno de los más afectados al no poder acceder los vehículos que suministran carburante en su establecimiento. 


“Siempre cortan los mismo sitios y lugares como Arco de Ladrillo o el barrio La Rubia tienen parámetros de contaminación más altos. Además, cortando el centro lo que se logra es que la gente dé vueltas alrededor, por lo cual se crea la misma contaminación”, declaraba el trabajador a este periódico. Asimismo, el empleado ha señalado que “en esta zona, a diario, prácticamente ya no hay casi tráfico”, y espera una vuelta a la normalidad porque “si no, ¿de qué vamos a vivir?”. 


Un comerciante de seguros se quejaba también de la complejidad de acceso a los sitios, debido a que tienen que dar “muchas vueltas”. El hombre ha confesado que la medida le “retrasa un poco el trabajo” debido a la multitud de servicios que tiene que atender durante la mañana. 


Otro vecino no ha dudado en cargar duramente, “con absoluta sinceridad”, el protocolo llevado a cabo por el Consistorio, tachándolo de “hipócrita y demagogo”. “Cuando han estado los Pingüinos, las motos han echado toda la contaminación posible con el beneplácito tanto de la ciudadanía como del Ayuntamiento. Así no se controla la contaminación”, ha expresado el viandante a este periódico. 


A pesar de que la medida tiene un gran número de detractores, otros, por el contrario, se muestran favorables “si es para mejorar el funcionamiento de la ciudad y el bienestar de todo el mundo”, como ha señalado otro trabajador. “Hay un servicio público de transporte excelente y la gente debería utilizarlo más”, ha defendido el empleado. 


Por su parte, una señora ha indicado que apoya el protocolo porque, al no llover, “es malo para el organismo y las gripes no se van”. Aun así, ha expresado que es incómodo para las personas, como ella, que tienen el garaje en pleno centro. “Si al guardia le pillas de buen humor te deja pasar. Pero si no, como el otro día, te manda dar toda la vuelta a Valladolid para poder acceder”, ha aclarado la ciudadana. 


El Ayuntamiento ha declarado que quedan exentos de la restricción en el interior del casco histórico el transporte colectivo (BUS), escolar, bicicletas, vehículos con tarjeta PMR, emergencias, vehículos de residentes y vehículos que dispongan del distintivo "cero emisiones" y 'ECO' establecido por la DGT, de personas con movilidad reducida, servicios esenciales y servicios funerarios.


Además, el Consistorio ha recordado la disponibilidad de aparcamientos disuasorios, gratuitos en este episodio de contaminación el domingo en la Feria de Muestras, Playa de las Moreras, Calle la India, zona Reyes Católicos y Cuatro de Marzo.


Durante la semana se hará un seguimiento continuo de los datos para informar a los ciudadanos y en función de la evolución de la calidad del aire se podrá seguir manteniendo la restricción de tráfico, según ha advertido la Alcaldía a través de un comunicado remitido a Europa Press.
 

Noticias relacionadas