Los comerciantes del centro estallan contra el Ayuntamiento: "Ya está bien de que nos pongan palos en las ruedas"

La subida de la Zona ORA naranja, de 0,70 a 1,40 euros, ha enfurecido a los industriales del Mercado del Val y preocupado a FECOSVA. El consistorio de Valladolid se defiende: "El objetivo es que haya alta rotación".

¿CÓMO SE ORGANIZA LA ZONA ORA?

 

En Valladolid existen tres colores: azul, naranja y verde. El primero, general, cuesta 0,70 euros la hora, se puede estacionar hasta un máximo de dos horas (2,35 euros) y a partir de 0,20 € se podrán obtener todas las fracciones intermedias de 0,05 €.

 

La naranja costará, a partir del 1 de enero de 2018, 1,40 euros la hora y se podrá aparcar un máximo de una hora. Mientras tanto la zona disuasoria, pintada en verde y blanco, cuesta 0,30 euros la hora y no hay límite de tiempo (el día entero cuesta 2,65 euros). 



Una cuarta zona sería la verde, aunque esta está reservada únicamente a residentes con una cuota anual de 34,88 euros.

Los comerciantes de la zona centro han alzado la voz. La subida de la tarifa de la Zona ORA naranja, la que estaba encaminada a favorecer las compras en el corazón de Valladolid, ha sido "la gota que colma el vaso" para los industriales del Mercado del Val, quienes se han mostrado muy críticos con el Ayuntamiento de Valladolid. En un tono más moderado FECOSVA también ha mostrado su preocupación ante las malas perspectivas para los negocios de la almendra central de la capital. Estos son sus argumentos.

 

Felipe González, presidente de la Asociación de industrailes del Mercado del Val, se muestra contundente: "Un Ayuntamiento tiene que ser más serio, no vale decir hoy blanco y mañana negro". En el 'debe' que apunta al Consistorio está el tema del aparcamiento, que tiene su origen antes de la apertura del nuevo edificio. "Estaba pactado que nosotros cedíamos la calle Francisco Zarandona para las terrazas de los hosteleros a cambio de habilitar la calle Sandoval para el aparcamiento de clientes. Pero el área de Movilidad nos dijo que no" explica González, quien prosigue la historia hasta llegar al presente: "Buscamos una solución a medias, la Zona Naranja, que iba a ser solo para clientes pero al final aparca quien quiere. Y encima lo ponen al doble de precio".

 

Por lo que el presidente de los empresarios del Val es tajante: "Parece que la tienen tomada con el Val. A las grandes superficies se las subvenciona, se las da facilidades de calles y de aparcamientos. Y al pequeño empresario, pagar y callar. Estamos hartos, ya está bien de que nos pongan palos en las ruedas". 

 

Felipe González insiste en las críticas porque la lista de reproches contra el Ayuntamiento es amplia. "Dijimos que sin aparcamiento nos quedábamos en el mercado provisional, y nos dijeron que no, tenían prisa porque nos fuéramos. Y ahí sigue el edificio" destaca, y suma: "Iban a hacer una zona express de recogida, ¿dónde está? Hace seis meses hemos gastado dinero en habilitar esa zona y después de un año, no hay nada". 

 

 

Por último González insiste en que "no queremos que nos regalen nada, pero tampoco es lógico que nuestros clientes tengan que pagar el doble por aparcar (el precio de la zona naranja duplica el de la azul con la nueva subida)" y concluye: "A la gente le gusta el Mercado del Val, pero dicen que no pueden venir. Reto a los políticos, de cualquier color, a que hagan la compra y vayan cargados hasta el parking de Isabel La Católica, se les caen los brazos".

 

EL AYUNTAMIENTO SE DEFIENDE: "El OBJETIVO ES QUE HAYA ALTA ROTACIÓN"

 

Luis Vélez, al frente del área de Movilidad en el Consistorio de Valladolid, es el responsable de organizar todo lo relacionado con el estacionamiento. A él se ha dirigido anteriormente Felipe González, aunque amargamente reconoce que "en la última reunión casi me echan del Ayuntamiento, allí los industriales siempre somos muy bien recibidos pero luego las palabras se las lleva el viento".

 

El concejal explica que con la Zona naranja se busca "que la gente haga compras rápidas" y por eso "el precio no puede ser el mismo que en la Zona azul, porque el objetivo es que haya alta rotación". Vélez también defiende la subida de tarifas: "Tuvimos que poner la Zona naranja en funcionamiento de forma precipitada, para vincularla a la apertura del Val, pero no es solo para ellos, también es para todos los comercios de la zona centro y para los ciudadanos que se desplazan a hacer gestiones".

 

Por ello el concejal de Movilidad reconoce que la tarifa a 1,40 euros/hora "deberíamos haberla puesto el primer día, pero nos parecía más importante poner la Zona naranja en funcionamiento, que está siendo útil" al tiempo que ha recordado que la nueva ordenanza fiscal no entrará en vigor hasta el 1 de enero de 2018.

 

FECOSVA: "AL COMERCIO NO LE GUSTA"

 

Desde la Federación de Comercio y Servicios de Valladolid (FECOSVA) valoran negativamente la subida del precio de la Zona naranja y la consideran "desmesurada". También reflexionan, a través de su presidente Javier Labarga, sobre cómo va a afectar a los negocios: "Al comercio no le gusta. Las ventas están por debajo de las expectativas y con esto se disuade de que venga más gente. ¿Que habrás más rotación? Pues no, desgraciadamente la Zona naranja no está ocupada al cien por cien durante todas las horas".

 

AVADECO: "DOBLAR EL PRECIO ES DEMASIADO"

 

Por su parte la Asociación Vallisoletana de Comercio (AVADECO) a través de su presidente Alejandro García Pellitero cree que "hasta que no veamos qué pasa es difícil aventurarse" pero comparte con sus colegas que "doblar el precio es demasiado y en vez de ayudar puede disuadir a los conductores". "Sí habría que ir por la línea de aumentar la rotación pero es un precio desproporcionado, habría que haber buscado una solución intermedia".