Los casos en los que no se podrá acceder a las nuevas ayudas de vivienda

¿Puedo pedir la ayuda si pago más de 600 euros? ¿Y si comparto piso? ¿Puedo cobrarla si el 'casero' es mi padre?

Una ayuda de hasta el 50% del alquiler para pagar la renta de una vivienda a los menores de 35 años. Esta es la 'letra gruesa' del nuevo plan de vivienda que ha aprobado el Gobierno del que ofrecemos los detalles. Sin embargo, la 'letra pequeña' desvela que hay muchos casos, situaciones normales en el acceso a la vivienda, que se quedan fuera de las ayudas. Estos son algunos.

 

El primero es que no podremos pedir la ayuda si pagamos más de 600 euros por nuestra vivienda de alquiler. Es cierto que hay excepciones en las que el mínimo llega a los 900 euros/mes, como en caso de familia numerosa. Las comunidades autónomas, que aplicarán el plan con financiación estatal, podrán varias este mínimo al alza en base a estudios.

 

El nuevo plan contempla ayudas económicas para el pago del alquiler de hasta 390 euros al mes, siendo el límite de hasta el 40% de la renta, que se eleva al 50% para los jóvenes menores de 35 años y para mayores los mayores de 65 años.

 

Desde luego que las ayudas obligan a tener un contrato de alquiler 'legal': van dirigidas al titular del contrato de alquiler... lo que requiere tenerlo todo regularizado, incluido el precio que pagamos. Eso deja fuera a inquilinos de pisos compartidos, por ejemplo: sólo quien firme el contrato podrá beneficiarse de la ayuda.

 

Tampoco podremos acceder a una ayuda de vivienda si el 'casero' es familiar en primer o segundo grado de consanguinidad. Es decir, si el piso nos lo alquila nuestro padre, abuelo, nieto o hermano nos quedamos fuera, igual que si nos lo alquila nuestro cuñado o un yerno.

 

En el borrador del plan, los mayores iban a contar también con ayudas de hasta 200 euros mensuales para atender el pago de facturas de suministro (agua, luz, gas o de comunidad). Sin embargo, este capítulo ha quedado eliminado de la redacción definitiva y sólo se aplicará a hogares que haya sufrido desahucios.

 

Además, hay que tener en cuenta que la ayuda es incompatible con la renta básica de emancipación que muchos jóvenes solicitan. Y aunque seas menor de 35 años, no puedes comprar y a la vez vivir de alquiler y beneficiarte de las ayudas.

 

El plan requiere no tener vivienda en propiedad para poder acceder a la ayuda, pero tampoco permite tener una vivienda en usufructo... que es el caso de muchas herencias o repartos familiares. Se admitirá en el caso de una transmisión por muerte.