Los carriles 30 km/h a debate: ¿buenos o malos para Valladolid?

J.A.G.

La medida recién implantada en la ciudad ha causado alegría para unos y malestar para otros. TRIBUNA viaja hasta Vitoria y Sevilla, dos de las ciudades españolas con mejor infraestructura para bicicletas, y recoge la opinión de automovilistas y Policía para saber si los ciclocarriles podrán ser beneficiosos o perjudiciales.

Cuando el 9 de mayo se publicó la noticia de que los nuevos ciclocarriles ya funcionaban en Valladolid, saltó la polémica entre los que se posicionaban en contra y quienes lo hacían a favor. Falta de concienciación, peligrosidad, ausencia de seguros y matrículas para bicicletas, o la coincidencia de estas vías con aceras bici en la misma calle fueron algunos de los argumentos esgrimidos contra una medida que actualmente comparten muchas ciudades. Por parte de los usuarios de bicicletas, satisfacción general al verse cumplida una de sus reivindicaciones, aunque también los hay que no se sienten seguros.

 

ALGUNAS DE LAS OPINIONES VISTAS EN FACEBOOK

 

Desde TRIBUNA hemos querido ver cómo funcionan estas vías de 30 kilómetros hora en las que se da prioridad a la bicicleta en otras ciudades. Sevilla o Vitoria, de las primeras en los rankings de movilidad ciclista, ya los usan desde hace tiempo. También hemos preguntado a la Policía Municipal y a los técnicos del RACC, como club automovilista, a ver cómo consideraban este tipo de medidas que en teoría van enfocadas a mejorar la convivencia entre vehículos a motor y transporte sostenible. Estas son las conclusiones.

 

LOS CICLISTAS: "ES ALGO QUE SIEMPRE RECLAMÁBAMOS"

 

Desde la Asociación ciclista La Curva de Valladolid, Guillermo Puerta valora de forma positiva esta novedad: "El crear una infraestructura para la bici dentro de la calzada supone integrarnos en el tráfico, es algo que siempre reclamábamos". Sobre la polémica, considera que "cualquier novedad conlleva un periodo de adaptación" y destaca que "nos parece importante la reducción de velocidad, muchos colectivos, también los de accidentes de tráfico, pedíamos esta reducción en el centro de la ciudad". 

 

Puerta mira hacia el exterior para defender estos carriles: "Estas medidas se van tomando en muchas ciudades, con resultados correctos. Por ejemplo en Londres el coche respeta este espacio, sabe que es para la bicicleta. Llevan diez años con estas iniciativas".

 

Sin viajar al Reino Unido, preguntamos en otras ciudades de España. Cuando se busca qué urbes favorecen la movilidad ciclista, dos son las que suelen aparecer siempre en los primeros lugares: Vitoria y Sevilla. Y ambas tienen este tipo de vías.

 

"Siempre que hay cambios hay reticencias, pero los coches lo han ido aceptando. Aunque todavía hay muchos ciclistas a los que les da miedo compartir el espacio con los coches y van por la acera". Este es el testimonio de la Asociación de Ciclistas Urbanos de Vitoria, una ciudad donde los carriles 30 se implantaron hace "unos cuatro años". 

 

"Es una mejora, las bicis pueden aprovechar mejor las calles y no dar rodeos. Se trata de que los coches no utilicen estas calles, en teoría es lo que se quiere conseguir. Aunque hay calles donde todavía se opta por carriles segregados", cuando el volumen de coches es alto (el carril-bici o la acera-bici, los más frecuentes). Y, según aseguran desde Vitoria, "la mayoría de conductores respeta, porque el que no va en bici tiene a algún conocido; aquí todos los chavales desde los 14 años van al instituto en bicicleta, el frío no importa, es una ciudad pequeña y muy llana donde también los políticos, de todos los signos, usan la bicicleta".

 

CICLOCARRIL EN VITORIA

 

En Sevilla la norma de los 30 km/h "se hizo hace unos meses y no contemplamos problemas". Así lo indican desde A Contramano, quienes explican que "todo el casco histórico es de velocidad 30 con preferencia para bici". Incluso a 20 km/h en algunas zonas. "Algunos ciclistas van temerosos pero el código de la circulación recoge que se puede ir por el centro del carril, y no hay ninguna polémica. Hay respeto, se ha normalizado el que el ciclista se mueva por la ciudad y hay empatía".

 

En esta ciudad andaluza "se hizo una política integral hace años, pero ahora estamos estancados". Y analizan la situación: "Trabajamos actualmente en un plan estratégico, en su día se hizo una red de carriles bicis segregados enfocados al transporte, es decir, que conectaban centros neurálgicos de la ciudad. Fue una apuesta fuerte por la bici pública (usan un servicio similar al Vallabici, que también existe en Vitoria y otras ciudades), y estas redes de carriles se hicieron en espacios destinados anteriormente al coche".

 

Desde A contramano reconocen que "al principio hubo reticencia a nivel político y ciudadano, pero ahora todos los partidos incluyen en sus programas a la bicicleta".

 

El objetivo, tal y como señala Puerta, es "ponerse de parte de los más débiles, de los que sufren el impacto: peatones y bicicletas".

 

¿QUÉ OPINAN LOS CONDUCTORES? 

 

Los usuarios de bicicletas se muestran mayoritariamente a favor de estos carriles 30 km/h compartidos. Pero, ¿y los usuarios de vehículos a motor? Estos son los que ceden un espacio que antes usaban casi con exclusividad, y aquí se encuentran opiniones de todos los colores. Para canalizar el sentir de los conductores, al otro lado del teléfono responde Marc Figuls, técnico de movilidad de la Fundación RACC.

 

"Reducir de 50 a 30 km/h en nucleos urbanos es positivo en seguridad vial: en un atropello a 30 la probabilidad de accidente grave es del 5%, a 50 es de un 50%, y a partir de ahí sube exponencialmente" expone Figuls, quien también destaca que "a esa velocidad se contamina menos" tanto en gases como acústica.

 

No obstante, desde el RACC también ven inconvenientes a esta medida. "En ningún caso se puede implantar en calles con más de 5.000 vehículos diarios ya que penalizaría mucho al vehículo, podría aumentar las congestiones y eso no es eficiente para la ciudad, ni tampoco medioambientalmente" desarrolla Figuls, quien apunta: "Estos carriles tienen que ser en vías secundarias, no de la red básica, y además tienen que estar muy bien señalizados porque de lo contrario sería peligroso".

 

APUESTA POR LA CONVIVENCIA PACÍFICA Y RESPETO A LAS NORMAS

 

En lo que sí coinciden todos es en que, generalmente, el conductor de coche respeta al de la bicicleta y que se debe profundizar más en una armonía entre los diferentes tipos de vehículos.

 

En palabras de la Policía Municipal de Valladolid, con estos carriles 30 "se pretende dar seguridad, van encaminados a la protección del ciclista" y sí consideran que "el conductor tiende a respetar a los más débiles". Al mismo tiempo creen que esta medida "no va a tener repercusión negativa en el tráfico, la circulación por el centro de la ciudad es lenta".

 

LA VÍA, EN LA PLAZA DE PONIENTE EN VALLADOLID

 

El RACC también incide en la importancia "del respeto a las normas por parte de todos" y opinan que "falta aprender más sobre convivencia". "Hay conductores que se saltan las normas, también ciclistas. No es cuestión del transporte sino de las personas. Falta información por parte de la Administración para facilitar el conocimiento normativo". 

 

Por su parte Guillermo Puerta rompe una lanza a favor del colectivo que representa. "Creo que el ciclsita respeta las normas bastante más de lo que se lee en algunos foros o en los medios. Si nos ponemos a mirar cuántos coches respetan la velocidad, el ámbar, dan intermitencias... al final lo que hacemos es mirar lo que hace el otro sin darnos cuenta de lo que hacemos nosotros". Y alega que el problema con las infraestructuras es uno de los causantes de estas infracciones: "Si no conseguimos que el ciclista se sienta seguro, al final se lo ponemos muy difícil al más débil. La ciudad no está preparada todavía para la bici y por eso hay gente que va por acera, por el miedo". Ir por la acera que, como apunta la Policía, "está prohibido". 

 

MATRÍCULA, CARNÉ, IMPUESTOS Y SEGURO PARA CICLISTAS. ¿SÍ O NO?

 

Muchas de las opiniones contrarias a la circulación de los ciclistas por el centro de la ciudad van en la misma dirección. Hay quien alega que el ciclista no paga impuestos y el coche sí (circulación, ITV, gasolina, etc.), otros que defienden que las bicicletas deberían tener matrícula, y quienes consideran necesario que exista un carné y un seguro para los usuarios de las dos ruedas.

 

"Quizá los ciclistas deberían tener un seguro de responsabilidad civil, pero no hacemos demasiada bandera de eso. Tampoco de la matriculación. Es algo que no se hace en ningún país europeo" manifiestan desde el RACC. Puerta es más contundente: "Detrás de eso creemos que hay un asunto de dinero, que las aseguradoras se han dado cuenta de que hay incremento de ciclistas y quieren sacar beneficio".

 

Por lo tanto, se posiciona en contra. Y defiende su argumento. "Lo que realmente reduce la siniestralidad es la educación, y concienciar sobre el respeto. Podemos hacer que las bicis lleven seguro, que cumplan todas las normas, pero si el coche va a 60 por el centro, bebiendo o adelantado, da igual el seguro de la bici. Son medidas desacertadas que desincentivan el uso de la bicicleta".

 

En el recuerdo queda, a principios de 2017, una idea del Real Automovil Club de España (RACE) generó el enfado de los ciclistas: un carné por puntos. Pero sobre esto no se ha vuelto a hablar.

 

LA SINIESTRALIDAD: 33 FALLECIDOS EN 2016

 

La DGT notificó en 2016 33 ciclistas fallecidos en accidente de tráfico, por los 42 de 2015 y los 48 en 2014, en toda España. Una cifra que baja ligeramente aunque mediáticamente estos sucesos despiertan mucha atención, y más a raíz de las muertes del ciclista profesional Scarponi, el motorista Nicky Hayden, o la mujer ebria que arrolló a seis ciclistas hace dos semanas, por mencionar algunos de los casos con más repercusión. "Las estadísticas dicen que ahora no hay más muertos que antes, pero sí ha aumentado la sensibilidad hacia ellos" apunta Guillermo Puerta, a quien le parece "estupendo" que se visibilice al ciclista pero desconfía un poco de tanta repercusión: "A ver si detrás de estas campañas nos vienen con que hay que salir con carné, matrícula... no queremos que vaya por ahí".

 

Y es que para Puerta, de la Curva, "todo tiene que ir encaminado a que las medidas sean más duras con el alcohol, con los excesos de velocidad, con quienes hayan perdido los puntos". El objetivo, "que haya cero víctimas", vayan encima de una bicicleta, en moto, en coche o como peatón.