Los Bomberos de Valladolid amplían sus turnos a 48 horas para evitar contagios y favorecer la limpieza

E.P.

Esta semana se ha adaptado el servicio a la incidencia de casos en Valladolid y a la situación de Estado de Alarma

Los Bomberos de Valladolid han comenzado a trabajar con turnos de 48 horas -habitualmente son de 24- para reducir las posibilidades de contagio entre el personal y para favorecer las labores de desinfección de material, vehículos y uniforme que se realizan al principio de cada servicio.

 

Según han informado fuentes municipales, el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento ha aplicado esta semana nuevas medidas en la jornada, con duraciones de 48 horas, y también un protocolo especial en los cambios de turno para realizarlos en "compartimentos estancos" y que los efectivos no coincidan con otros compañeros y así reducir posibilidades de contagio.

 

Según ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana y Salud Pública, José Antonio Otero, ha explicado que desde hace ya un mes el Servicio trabajaba en planes de contingencia en previsión de la situación epidémica por el coronavirus, en los que se contemplaban varios escenarios.

 

Esta semana se ha adaptado el servicio a la incidencia de casos en Valladolid y a la situación de Estado de Alarma con el fin de mantener una prestación necesaria y adecuada a la situación epidémica.

 

Las medidas tratan también, en la medida de lo posible, evitar las bajas por infección. Así, se han establecido protocolos de limpieza en el Parque de Bomberos de material, útiles, maquinaria, espacios y uniformes.

 

Asimismo, la plantilla ha aceptado "por unanimidad" la medida para trabajar en turnos de 48 horas para reducir la frecuencia y el coste de las labores de desinfección, ya que se realizan en cada cambio. Además, se han habilitado mecanismos para evitar el contacto estrecho entre compañeros y se han adaptado las instalaciones para mantener una distancia de seguridad.

 

Otero ha recalcado que "no sería bueno que hubiera un caso positivo" en la plantilla de los Bomberos porque habría que poner en cuarentena a un grupo importante de trabajadores y se complicaría la prestación del servicio.