Los bares nocturnos de la zona centro no variarán su horario de cierre… de momento

La Plaza de Cantarranas, una de las zonas de ocio nocturno señaladas. LIDIA MANZANO

Se trata de una petición vecinal, en manos de la Junta, que se puso sobre la mesa en una nueva reunión de la ‘Campaña por un ocio nocturno responsable’ celebrada el miércoles

Las peticiones de los vecinos de la zona centro en este sentido son constantes. El ruido las noches de fiesta es a veces un insufrible incordio e impide el correcto descanso en lugares como la Plaza San Miguel, la de Cantarranas, los Arces o las Brígidas. Sí, es cierto que hace unos meses se creó la llamada ‘Comisión por un ocio nocturno responsable’, en la que participan el Ayuntamiento con diferentes concejalías, los hosteleros implicados, autoridades como Policía Municipal y Nacional y los vecinos, pero precisamente estos últimos han querido ir un poco más allá.

 

Uno de los temas a tratar en el orden del día de la última reunión celebrada el pasado miércoles era claro: ‘Solicitud por parte del colectivo de vecinos de reducción del horario de cierre de bares musicales y bocaterías en zonas con alta contaminación acústica’. Ergo, la Asociación Vecinal de la Zona Centro, que precisamente este sábado emitió una nota explicando que pedirán que estas zonas sean declaradas zonas ZAS, había solicitado que estos espacios cerraran antes. Una petición que no llegará a buen puerto, al menos a corto plazo.

 

“El horario de cierre de estos bares y bocaterías nocturnos es una cuestión que depende y regula la Junta de Castilla y León”, explica a Tribuna José Antonio Otero, concejal de Salud Pública y Seguridad del Ayuntamiento, presente en el encuentro del pasado miércoles. “Es el organismo regional el que debe emitir este año el reglamento de horarios de los espacios hosteleros”.

 

Y por ahora, la realidad es que no hay intención de que haya cambios“De todos modos, sea como sea, está claro que es una cuestión de educación. Deben ser las propias personas que se encuentran de fiesta quienes sean conscientes y cívicas, sabiendo que encima tienen a personas que están intentando descansar”, sigue el concejal.

 

Zonas acústicamente saturadas

 

Ante semejante situación la Asociación de Vecinos afectada ha decidido tomar cartas en el asunto e intentará que estos lugares sean declaradas ZAS, o lo que es lo mismo, zonas acústicamente saturadas. Para ello serán personas, vecinos a título individual, quienes presenten solicitudes al Ayuntamiento para que, este a su vez, pida esta denominación a la Junta de Castilla y León.

 

Es sencillo. Las ZAS aparecen reguladas en la Ley del Ruido de Castilla y León, donde se indica que aquellos lugares con numerosos establecimientos de ocio y con niveles sonoros ambientales de más de 10 decibelios por encima de los valores límite tendrán esta categoría especial.

 

Ahí es donde entraría el Ayuntamiento, ya que si se nombrara ZAS los espacios de Cantarranas, las Brígidas, San Miguel y los Arces el Consistorio ganaría competencias como el poder de no otorgar nuevas licencias a actividades potencialmente ruidosas o el limitar el horario de funcionamiento de las actividades y establecimientos existentes. Sin duda una medida de peso que cambiaría por completo la situación al estar el control en manos municipales en vez de en las de la Junta.

Noticias relacionadas