Los bares con terraza, temerosos por el mal tiempo de los próximos días en Valladolid

La zona de terrazas junto a Portugalete, este lunes. JUAN POSTIGO

María José Hernández, presidenta de la Asociación de Hosteleros, explica que temen las bajadas de temperatura y lluvias puntuales después de haber retomado el pulso hace apenas unas jornadas

La primera semana tras el confinamiento comenzó muy bien en Valladolid. A las ganas de volver a las terrazas se le sumó el buen tiempo y las ventas de estos establecimientos se incrementaron por encima de lo esperado. “Se puede hablar de que empezaron abriendo un 50% de establecimientos que tienen terraza, pero a lo largo de la semana se han ido incrementando mucho más, hasta aproximadamente un 65% y un 70% de establecimientos de los que tienen licencia”, admite María José Hernández, presidenta de la Asociación Provincial de Hosteleros de Valladolid.

 

Es evidente que el buen tiempo está ayudando notablemente, aunque al disponer únicamente de las terrazas los bares y restaurantes temen especialmente a la lluvia. “Esperábamos que esta semana se incrementaran las ventas aún más, pero estamos pendientes de la situación meteorológica. Parece ser que vienen lluvias y tormentas y eso frenará las ventas un poco”, afirman fuentes de la Asociación de Hosteleros.

 

Los datos de Valladolid son muy favorables según fuentes de la Asociación de Hosteleros, además, los clientes consumen más de una o dos veces en el mismo lugar. Algunas terrazas han estipulado un tiempo de consumo de manera que el cliente tiene que pedir otra consumición tras estar una hora sentado o deberá marcharse.

 

No se sabía cómo reaccionaría el cliente ante esto, pero estamos viendo que lo está entendiendo bastante bien. Nos estamos preparando ya de cara a la fase 2, porque consideramos que aumentarán especialmente las ventas. Pensamos que el lunes ya entraremos y se podrá abrir el interior con un 40% de aforo”, admite Hernández.

 

La presidenta de la Asociación de Hosteleros afirma que los clientes no solo están consumiendo más porque tengan muchas ganas, sino porque hay mucha gente que lo que quiere es ayudar al hostelero y por eso se piden varias rodas en el mismo establecimiento. “Al principio abrieron los autónomos porque no se sabía muy bien como iba a reaccionar el cliente y ahora ya se ha ido sacando a trabajadores del ERTE. Además, hay que tener en cuenta que ahora es especialmente importante el servicio, debido a todos los protocolos de limpieza y desinfección”, afirma.

 

Fuentes de la Asociación de Hostelería afirman que las pérdidas de los establecimientos como consecuencia del confinamiento, no se van a solventar en los meses de verano, sino que se necesita mucho más tiempo.

 

Hemos estado más de 70 días parados y eso pesa mucho, además, hay que tener en cuenta que de momento solo están abiertas las terrazas y hay muchos que no contaban con un espacio amplio para ello y han tenido que poner la mitad de mesas. Además, hay casos de establecimientos que han pedido poner la terraza al otro lado de la calzada para poder abrir cuanto antes, esos bares aún están esperando a que el Ayuntamiento les del visto bueno”, explica la presidenta.

 

Mientras en otras ciudades se ha subido el precio de las consumiciones para aumentar las ventas, en Valladolid se han mantenido: “hay incluso algunos bares y cafeterías que han bajado los precios porque no se sabía cuál iba a ser la reacción del cliente”, cierra Hernández, muy satisfecha sobre la favorable acogida de las terrazas en Valladolid.

Noticias relacionadas