Los alumnos de la ESI se gradúan en el Autocine Castilla al más puro estilo americano

Más de 150 personas, entre alumnos, exalumnos y profesores se han dado cita en el párking del Estadio para su particular acto de graduación.

La Escuela Superior de Diseño ha decidido celebrar su graduación del curso 2020 al más puro estilo americano. Por el Autocine Castilla pasaron los distintos alumnos graduados para hacerse con su banda.

 

En el parking del José Zorrila se dieron cita entre 150 y 180 coches formados por antiguos alumnos, profesorados, familiares y amigos y, por supuesto, los graduados que se colocaron en las primeras filas del autocine para ir saliendo al escenario en grupos de cinco cuando sean llamados.

 

La iniciativa ha surgido tras haber visto a través de distintos medios celebraciones de actos de graduación en Estados Unidos en autocines. Cada uno desde su coche, sin contacto, no podría haber contagio, por lo que la idea suena estupenda.

 

Todo el acto se ha proyectado en pantalla gigante para que desde los coches puedan ver la graduación y, así, se reduce al mínimo el riesgo de contagio. Además, el autocine Castilla está dotado de una food truck en la que los asistentes podrán hacer sus pedidos desde el coche.

 

La graduación también ha contado con la presentación del libro de 25 años de la Escuela y con un vídeo final de los graduados, así como diversos discursos como en todo acto de graduación.

 

Lamentablemente, por el coronavirus, la celebración no puede ir más allá y tras el  acto que acabó sobre las 23:00 horas, luego cada uno se tuvo que ir a su casa, sin juntarse en ningún lugar posterior para evitar aglomeraciones y un posible brote. No hubo ni cena, ni barra libre posterior, aunque todos disfrutaron de esta graduación tan especial y única.

 

 Todo los alumnos de la escuela superior que se tuvieron que despedir en marzo, sin saber cuándo volverían a las aulas y cómo sería su graduación, se volvieron a ‘juntar’ para celebrar, en la medida de lo posible, su acto de graduación y lo hicieron de la mano de Autocine Castilla, que desde el primer momento en el que le plantearon la idea puso todo de su parte para que pudiera celebrarse.

 

Fue un acto divertido y no solo por los coches, sino porque entre discurso y discurso no hacían más que sonar los cláxon y encender y apagar las luces. Los nuevos aplausos que tan bien acompañaban al acto.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: