Los alojamientos rurales cierran una Semana Santa con una ocupación inferior al cinco por ciento
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Los alojamientos rurales cierran una Semana Santa con una ocupación inferior al cinco por ciento

Turismo rural.

Luis Chico asegura que la situación de los empresarios es dramática y necesitan un “rescate” para poder continuar con los negocios.

La situación de los alojamientos rurales sigue siendo dramática. Desde que comenzó la pandemia la ocupación ha sido prácticamente nula y los empresarios se encuentran sumergidos en una gran crisis económica. Las ayudas por parte de la Junta no terminan de llegar y las medidas se endurecen con el sector.

 

La Semana Santa pretendía aparecer como una esperanza para los alojamientos rurales, pero no ha sido así. El cierre perimetral y la norma de cuatro personas por vivienda ha provocado que la ocupación no llegue a un 5%, según los datos ofrecidos por Luis Chico, presidente de la Federación de Turismo Rural de Castilla y León. 

 

Igual de dramática ha sido la situación de los hoteles vallisoletanos. El presidente de la Asociación de Empresarios de Alojamientos Turísticos, Francisco Posada, ya anunciaba a Tribuna que la ocupación prevista de los hoteles para esta fecha clave sería inferior al 20%. Datos alertadores para ambos sectores que, en una situación normal, se hubieran encontrado cerca del 80% de ocupación. 

 

El Gobierno anunciaba esta semana que el 9 de mayo finaliza el estado de alarma y, por tanto, se eliminaría la restricción de movilidad. Esto permite coger aliento a alojamientos rurales y hoteles y pensar en que llegará la recuperación económica en verano. “Es una gran esperanza porque la movilidad es importante”, afirma Chico.

 

Aun así, hay un condicionante con el que los empresarios van a tener que lidiar: el miedo de la población. Por ahora, son pocas las reservas que se han realizado en los alojamientos rurales de cara a verano y es tan terrible la situación que no pueden cobrar las reservas: “No puedo cobrar las reservas porque ya nos pasó que las cobramos y las tuvimos que devolver. Al final supone más perdidas para nosotros”, lamenta el presidente del Turismo rural.

 

El mensaje de los trabajadores de alojamientos rurales es claro: “estamos abandonados”.  Desde que comenzó la pandemia se han sentido completamente solos y Chico advierte de la “catástrofe” que va a venir: “A partir de la semana que viene hay que hacer la declaración de la renta. Todas las personas que han estado en ERTE, los autónomos y las pocas ayudas son no contributivas y vamos a tener que pagar por ellas. Empiezan a cobrarse los ICO”.

 

Por ahora, la situación parece no haber mejorado y reclaman una mayor planificación. Necesitan ayudas y compromiso por parte de la Administración. El presidente del Turismo rural pide un “rescate”, ya que sino serán muchas las familias que no podrán continuar con el negocio.