Los 34 obispos de Chile dimiten en bloque tras reunirse con el Papa por los casos de pederastia

Papa Francisco

Le piden al Pontífice que transforme en "acciones ejemplares y ejemplificadoras" sus cariñosas palabras de perdón por los casos de abusos.

Todos los obispos chilenos han presentado su renuncia ante el papa Francisco por los casos de abusos, después de haberse reunido con él durante tres días en el Vaticano. Los 34 obispos fueron convocados durante tres días a Roma, del 15 al 17 de mayo, para mantener encuentros destinados a analizar las acusaciones de encubrimiento que pesan contra el responsable de la diócesis de Osorno, Juan Barros, en el caso de abusos sexuales cometidos por el cura Fernando Karadima.

 

El Papa advirtió este día 17 de mayo a los 34 obispos chilenos con los ha concluido las cuatro reuniones previstas en el Vaticano que "habrá cambios y resoluciones a corto, mediano y largo plazo", sin especificar de momento en qué consistirían. El Pontífice ha agradecido la disponibilidad de los obispos "para adherir y colaborar en todos aquellos cambios y resoluciones" que se tendrán que implementar "en el corto, mediano y largo plazo, necesarias para restablecer la justicia y la comunión eclesial".

 

Así, ha agradecido su presencia en Roma, que ha servido para hacer "un discernimiento franco frente a los graves hechos que han dañado la comunión eclesial y debilitado el trabajo de la Iglesia de Chile en los últimos años". El Papa asegura en su misiva que ha podido profundizar junto a los 34 obispos chilenos en la gravedad de estos "acontecimientos dolorosos", así como "en las trágicas consecuencias que han tenido particularmente para las víctimas".

 

"A algunas de ellas yo mismo les he pedido perdón de corazón, al cual ustedes se han unido en una sola voluntad y con el firme propósito de reparar los daños causados", explica el Francisco. Hace dos semanas, el Papa recibió en el Vaticano a tres de las víctimas de abusos sexuales del sacerdote chileno Fernando Karadima, en un encuentro en el que les pidió perdón y les aseguró que tomaría medidas para subsanar el daño.

 

En una rueda de prensa conjunta ante la prensa extranjera tras las reuniones Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo reclamaron al Pontífice que transforme en "acciones ejemplares y ejemplificadoras" sus cariñosas palabras de perdón. "No depende de nosotros que se lleven a cabo las necesarias transformaciones en la iglesia para detener la epidemia del abuso sexual y el encubrimiento. Esperamos que el Papa transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón", manifestaron a este respecto.