Cyl dots mini

Los 103 años de Milagros Maroto en la Residencia de Santovenia, en familia

El centro preparó un acto en el que esta segoviana fue la protagonista y estuvo acompañada por su cuñado Julián, con quien ha compartido una parte de su vida.

La Residencia San José, en Santovenia de Pisuerga, tuvo un día diferente este 19 de abril, ya que una de las personas que se encuentra allí viviendo cumplió 103 años. Se trata de Milagros Maroto, nacida en Narros de Cuéllar (Segovia) en 1915. En el salón del centro se reunieron en la mañana de este jueves todos sus compañeros y trabajadores para festejar “un día especial”, como apuntó la directora, Cristina Martínez-Moras.

 

Milagros, emocionada y acompañada por su cuñado Julián, escuchó la historia de su vida contada por la directora, que explicó que la centenaria es la tercera de cinco hermanos. En su juventud tuvo que “ayudar en casa” y tiempo después “se casó con Patrocinio, que vivía en Fresneda de Cuéllar, una localidad cercana a la suya.

 

“Su esposo enfermó y le dedicó todo su cariño”, explicó. A partir de ahí su vida cambió y se marchó con su hermana pequeña, Juliana, y el marido de esta, Julián. Compartieron “casi 20 años los tres juntos”, pero una caída en 2014 hizo que tuviera que ingresar en el centro Virgen del Carmen, también de Cáritas, en la Pedraja de Portillo.

 

Años después fue trasladada al centro geriátrico de Santovenia, donde permanece “con una sonrisa. “Es un honor para todos celebrar su cumpleaños, aseguró la directora. Pese a la emoción, Milagros pudo dar las “gracias”, justo antes de que su cuñado Julián cogiera el micrófono para reconocer que es “una compañera de toda la vida”. “Que todos lleguen a una edad mayor que la de ella”, deseó.

 

Posteriormente, la protagonista recibió un ramo de flores al que no pudo dejar de mirar, ya que le encantan. El acto finalizó con el tradicional ‘Cumpleaños Feliz’, aunque antes una de sus compañeras le dedicó unas emotivas palabras. Por último, Martínez-Moras lanzó otro deseo: “Que esta residencia sea una familia.

 

86 RESIDENTES Y 60 TRABAJADORES

 

Porque, en realidad, la Residencia San José es como una familia. Inaugurada en el 2000 y abierta un año después, el trato cercano la ha caracterizado desde sus inicios. “Los primeros residentes fueron personas que dejaron los pisos de Cáritas. Se trasladaron aquí con los responsables que tenían, que fueron los encargados de atenderles. En un mes se llenó, recordó la directora.

 

Ahora, con Cristina Martínez-Moras al cargo, desde “hace 10 años”, buscan crecer para que su propio personal “pueda salir a domicilios a atender a quien lo necesite, para lo que necesitarían una ampliación de plantilla. En este momento, en el centro geriátrico trabajan 60 personas, de las que 32 prestan atención directa a los residentes. Entre todos ellos se encargan de los 86 ancianos que viven en las instalaciones situadas en la calle Real de Santovenia de Pisuerga.

 

Su directora aseguró que “nunca” han tenido vacantes y que cuentan con una media de “50 personas en lista de espera”. Algunos de los residentes fueron en su día voluntarios de Cáritas, formando una especie de “cantera”, por lo que todo queda en familia.

GONZALO RICO
Ver album