Los 10 rincones más desconocidos de la ciudad de Valladolid

Pasaje Gutiérrez

La 13ª ciudad más poblada de España goza de monumentos emblemáticos como la iglesia de San Pablo, la Academia de Caballería o el parque de Campo Grande, pero, ¿qué otro rincones esconde?.

Valladolid es la decimotercera ciudad más poblada de España situada en el noroeste de la península ibérica con casi 300.000 habitantes. Siendo capital de la provincia de Valladolid y sede de las Cortes y la Junta de Castilla y León, esta ciudad está empapada de historia desde su función como capital de España con el imperio de Felipe III. La Semana Internacional de Cine (SEMINCI) o la Semana Santa son algunos de sus referentes a nivel nacional. 

 

Las Iglesias de San Pablo o de Santa María de la Antigua, la Academia de Caballería, la Plaza Mayor o el Palacio de Pimentel son algunos de sus monumentos más emblemáticos, pero así todo, Valladolid esconde muchos otros rincones que no deben perderse. 

 

PASAJE GUTIÉRREZ 

 

El Pasaje Gutiérrez es el único pasaje comercial de Valladolid, y uno de los pocos que se construyeron en España. Los pasajes comerciales se construyeron en Europa a mediados del siglo XIX para aumentar la superficie comercial entre las calles más transitadas. Está considerado un Bien de Interés Cultural desde 1998. Se sitúa entre las calles Fray Luiz de León y Castelar en pleno corazón de la ciudad. Es el lugar perfecto para tomarse un café disfrutando del ambiente parisino del siglo XIX.

 

 

PLAZA VIEJO COSO

 

El Viejo Coso, actualmente llamada Plaza del Viejo Coso fue la primera plaza de toros de la ciudad de Valladolid y consta del siglo XIX. Actualmente es como un oasis en pleno bullicio de la ciudad junto a la plaza de las Brígidas . Lo que anteriormente recogía festejos taurinos, ahora son viviendas restauradas en 1982 para su uso residencial. 

 

 

CALLE SANTO DOMINGO DE GÚZMAN

 

Esta calle situada junto al Patio Herreriano y al Archivo Municipal, y frente al Parque de Moreras resalta por su contraste frente al resto del centro de la ciudad. Una calle vacía, sin comercios y por la que apenas transitan personas. Transmite tal tranquilidad que parece como si el tiempo pasase más lento que por el resto del núcleo urbano, y te trasladases a un siglo atrás.

 

 

CALLEJÓN DE SAN FRANCISCO

 

El callejón de San Francisco, comúnmente conocido como el Callejón del Trampantojo es uan de las calles más peculiares de la ciudad vallisoletana. Se sitúa en la Calle Cebadería, entre las Calles Manzana y la Plaza del Corrillo, junto a la Plaza Mayor. La curiosidad de su fondo es un bajorelieve en cerámica que intenta representar lo que, en tiempos, se vería desde esa calle, con acceso directo  a la Plaza Mayor, y que fue convertida en callejón al cegarse por el edificio que hoy alberga el Banco de Santander.

 

 

CALLE CADENAS DE SAN GREGORIO

 

La calle Cadenas de San Gregorio, llamada así por los antiguos pilares de piedras que sostenían cadenas de hierro en ese mismo lugar, es una de los principales pruebas del esplendor de la Corte de Valladolid. Durante su paso se puede observar la Iglesia de San Pablo, el Palacio de Pimentel y el Museo Nacional de Escultura formado por el Palacio Villena, el Colegio de San Gregorio y la Casa del Sol. Es uno de los rincones con más encanto de la ciudad.

 

 

PLAZA SAN BENITO EL REAL

 

La plaza de San Benito del Real, junto al Mercado del Val y la plaza de Poniente, contiene uno de los templos más antiguos de Valladolid, la iglesia gótica diseñada por Rodrigo Gil de Hontañón en 1569. Se trata de una de las plazas más amplias de la ciudad excelente para pasear en un día soleado.

 

 

EL RINCÓN DEL POETA

 

Situado dentro del parque Campo Grande, en el corazón de la ciudad, cercano a la Fuente de la Fama, y justo al lado de la antigua biblioteca del Campo Grande, se sitúa el monumento al poeta vallisoletano Gaspar Núñez de Arce, realizado por el escultor segoviano Emiliano Barral en 1932. Con dos bancos a ambos laterales de la escultura, es uno de los rincones más tranquilos parar leer o disfrutar de la naturaleza en Valladolid.

 

 

EDIFICIO DEL SEMINARIO MAYOR

 

El edificio del Seminario Mayor se sitúa algo más apartado del centro de la ciudad, en el barrio de La Rondilla. Durante muchos años el Seminario estuvo situado en la calle Sanz y Forés, en los terrenos que hoy ocupa el Hospital Clínico, pero tras el interés de la Universidad por ocupar ese edificio para uso interno, se trasladó hasta lo que es ahora el Colegio Mayor Castilla y león. Es uno de los edificios más grandes que alberga la ciudad vallisoletana.

 

 

MIRADOR DE LA DEHESA

 

El Mirador de la Dehesa se sitúa en el Parque de las Contiendas, en uno de los puntos más alejados y más altos de la ciudad. Aunque de dificil acceso salvo con disponibilidad de vehículo o autobús, permite disfrutar de las vistas de toda la ciudad en un entorno de naturaleza y tranquilidad.

 

 

PALACIO DE LOS VALVERDE

 

El Palacio de los Valverde es una residencia palaciega que data de la segunda mitad del siglo XVI. Situado en pleno centro de la ciudad frente a la iglesia de San Miguel y San Julián y de la sede del Museo Arqueológico de Valladolid, refleja el estilo florentino típico de la época y el ambiente noble que envolvía esa zona de la ciudad.