Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Logran detectar el cáncer pancreático con una prueba de sangre

Científicos de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, dicen que han desarrollado un análisis de sangre que detecta los biomarcadores de ADN y proteínas específicas de tumores para el cáncer de páncreas en estadio temprano.

Esta "biopsia líquida" combinada identificó los marcadores en la sangre de 221 pacientes con la enfermedad en etapa temprana.

 

Sus resultados, publicados en la edición digital de este lunes de 'Proceedings of the National Academy of Sciences', muestran que la detección de marcadores tanto de ADN como de productos proteicos de ADN fue dos veces más precisa a la hora de identificar la enfermedad que la detección de ADN solo.

 

Estas biopsias líquidas pretenden pescar moléculas de ADN específicas para el cáncer en medio de un amplio mar de ADN normal que circula en la sangre. Los tumores tienden a deshacerse de su ADN mutado en el torrente sanguíneo, por lo que es posible para los científicos utilizar herramientas de secuenciación genómica para tamizar a través de la sangre y encontrar ADN vinculado al cáncer.

 

La mayoría de los cánceres pancreáticos de estadio temprano se encuentran accidentalmente durante una exploración por imágenes y generalmente no causan síntomas. Pero la enfermedad se identifica más a menudo tarde, cuando está muy avanzada y la resección, o la cirugía, no es la primera opción de tratamiento, explica Jin Heprofesor asistente de Cirugía  en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

 

Aunque su prueba no está lista para emplearse fuera de un entorno de investigación, dicen, el ADN mutado del tipo que se desprende de los tumores y que se encuentra en la sangre es "exquisitamente específico" para el cáncer. "Si el ADN relacionado con el cáncer puede encontrarse en la sangre de un individuo, es muy probable que la persona tenga cáncer", dice Bert Vogelstein, codirector del Centro Ludwig del Centro del Cáncer Kimmel en Johns Hopkins.

 

Los estudios del equipo de Vogelstein y otros han demostrado que el ADN puede identificarse en la sangre de más del 85 por ciento de los pacientes con cánceres avanzados. Sin embargo, se desconoce la sensibilidad de la detección de estos pequeños fragmentos de ADN en la sangre de pacientes con cánceres precoces, sin conocimiento previo del estado genético de los cánceres, antes de este estudio, dicen los científicos.

 

En su nuevo trabajo, se recogieron muestras de sangre y tejido tumoral de 221 hombres y mujeres, en su mayoría caucásicos, con cáncer pancreático en estadio I y II que se sometieron a cirugía para extirpar el páncreas en hospitales de Australia, Corea, Indiana, Pittsburgh, Rochester, el 'Memorial Sloan Kettering' en Nueva York y el Hospital Johns Hopkins. Otras 182 personas sin historia conocida de cáncer, enfermedad autoinmune o patología renal crónica donaron su sangre para el estudio.

 

Los científicos fueron capaces de identificar 66 de los 221 pacientes, o el 30 por ciento, con cáncer de páncreas en estadio temprano mediante el uso de su herramienta de detección de sangre para tamizar las mutaciones en el ADN del gen KRAS solo, un marcador temprano del desarrollo del cáncer pancreático.

 

Sin embargo, su objetivo era mejorar la tasa de detección del 30 por ciento, encontrar más cánceres precoces y evitar falsos positivos en personas sin la enfermedad, dice Joshua Cohen, doctor en Medicina y estudiante de posgrado en el laboratorio de Vogelstein.

 

Por lo tanto, recurrieron a biomarcadores de proteínas que circulan en la sangre. Dichos marcadores de proteínas en circulación ya se utilizan clínicamente para detectar y controlar enfermedades como la diabetes y el daño del músculo cardiaco de los ataques al corazón, así como para controlar a los pacientes con antecedentes de cánceres.

 

De interés especial para los investigadores fue el biomarcador de proteínas CA19-9, que se utiliza para monitorear pacientes con cáncer de páncreas por recurrencia. Sin embargo, el nivel de CA19-9 empleado para monitorizar la recurrencia es bajo (37 unidades/mL), porque los médicos quieren identificar los cánceres de rebrote rápidamente.