Locales de ocio nocturno de Valladolid, sobre la restricción: “Es un medida que va a hacer más daño que otra cosa”
Tribuna mini Saltar publicidad
P 800x800 tribuna bonoshost ava 021220 file
Cyl dots mini

Locales de ocio nocturno de Valladolid, sobre la restricción: “Es un medida que va a hacer más daño que otra cosa”

Terrazas en bares del centro de Valladolid. ARCHIVO

El sector lamenta la restricción, ya que en Castilla y León no se han producido brotes relacionados con el ocio nocturno, y prevé un aumento de reuniones “incontrolables"

Como un cubo de agua fría. Así ha sentado al sector del ocio nocturno el anuncio de la Junta de Castilla y León sobre las restricciones horarias hasta la 1.30 horas para el acceso de usuarios y 2.00 para el cierre a bares y discotecas, una “medida que va a hacer más daño que otra cosa” porque los clientes optarán por “botellones, fiestas o reuniones” en las que habrá “menos control” que en los establecimientos del sector.

 

Así lo temen los locales de ocio nocturno de Valladolid, que se muestran “cabreados” ante la decisión ya que consideran que “no tiene sentido” porque, además, en Castilla y León no ha habido brotes o afectados por coronavirus relacionados con el ocio nocturno, según explica el presidente de la asociación vallisoletana Más Que Bares, Víctor Morgan.

 

“Nosotros tenemos medidas y estamos encima de los clientes con las mascarillas, los geles… ahora nos restringen y la gente, que quiere ocio y salir, hará más quedadas o botellones, que son incontrolables”,  apunta el hostelero, quien también lamenta la “criminalización  brutal” a la que se ha sometido al sector.

 

El colectivo al que representa Víctor Morgan agrupa a 63 establecimientos hosteleros, desde cafeterías a bares musicales, muchos de ellos nocturnos y , además, sin terraza. “Muchos de los bares no tienen terraza y empiezan a funcionar y recibir clientes cuando otros con terraza cierran. ¿Qué van a hacer? Es una condena”, clama.

 

Esta nueva medida es otra que “se suma” a muchas “otras cosas” que el sector ha ‘aguantado’ desde la irrupción de la pandemia. Tras pasar meses cerrados en el confinamiento y su reapertura con aforo limitado y numerosas medidas de seguridad, no terminan de arrancar y ven los negocios peligrar más a medida que evoluciona la situación.

 

Desde que empezaron los brotes y con la entrada del verano, han sido de los sectores más señalados, “criminalizados”. “Todo va en nuestra contra”, se queja el presidente de Más Que Bares, a quien le preocupa cómo afectará a algunos de los negocios de la asociación esta nueva medida.

 

El colectivo se reunirá de “urgencia” para abordar los pasos a seguir y garantiza que mostrará su “descontento”  sobre esta decisión que condena a muchos establecimientos “a muerte”. No se van a quedar “de brazos cruzados” y pondrán en marcha alguna manifestación, aún sin definir, para reclamar diálogo a la Junta. “No han hablado con los sectores afectados, otra vez, pedimos que nos reciban”.

 

DISCOTECAS, HUNDIDAS


Si la situación de los locales de ocio nocturno que, por lo menos, pueden abrir el resto del día o tienen terraza es crítica, en las discotecas se sienten ahogados. “Seguimos hundiéndonos”, asegura el vocal de este sector en la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y responsable de la discoteca Asklepios, Chema Moreno.

 

Los locales que tienen licencia de discoteca en la provincia son pocos y tras el confinamiento muchos de ellos no han abierto por las numerosas medidas de seguridad que restringían su actividad al uso. Principalmente, son espacios de baile, y no se podía bailar.

 

“En una situación normal, nosotros abriríamos a las dos”,  explica Moreno. Ahora, ese es el horario límite de apertura de estos establecimientos, lo que acrecienta la “malísima situación” del sector. “Estaremos obligados a cerrar por unas condiciones inasumibles”, critica.

 

Para Moreno ya no hay marcha atrás en esta decisión, sino que se trata de “un hecho consumado” y que se ha llevado a cabo, según indican, por “mimetizarse” con el resto de las comunidades puesto que en Castilla y León,  a su juicio, “no habría motivos sanitarios” para ello.

 

“Esto es como una apocalipsis cada 15 días, con cosas nuevas”, señala, para precisar que el “objetivo” es “eliminar el sector de alguna manera” y “en un porcentaje muy grande”. “Van a desaparecer buen parte de los locales con todo esto… ya estábamos en una situación precaria”.

Noticias relacionadas