Lo que muchos no saben de la alimentación de sus mascotas

Todo amante de las mascotas se toma muy en serio el tema de su alimentación.

Aunque lo más adecuado es que ingieran los piensos especiales que venden en las tiendas veterinarias, que contienen todos los nutrientes que necesitan para su correcto desarrollo, algunas veces los peludos logran convencer a sus dueños con una mirada enternecedora para que compartan su comida con ellos.

 

Pero, ¿hasta qué punto está bien eso de compartir tus comestibles con tu mascota? Por supuesto, esto dependerá en gran medida del tipo de alimento. Muchos dueños desconocen que hay ciertas sustancias en las comidas que pueden resultar nocivas para la vida de un gato o perro.

 

Sí, hay alimentos que están seriamente contraindicados. El más conocido de todos es el chocolate, que contiene teobromina, un alcaloide que puede causar vómitos, diarrea, aceleración del ritmo cardíaco, coma e incluso la muerte a un animal.

 

Alimentos prohibidos

 

Si eres de los que prefiere tener un perro, debes saber que hay muchas comidas y productos que pueden dañar seriamente su organismo. Lo mejor, y es bueno repetirlo, es que lo alimentes con el pienso para perros que venden en la tienda de mascotas, donde también encontrarás la comida para gatos. Pero si insistes en compartir tu comida con ellos, debes conocer exactamente qué les va bien y qué no.

 

Las uvas y las pasas, por ejemplo, pueden provocar daños renales en un can. También está la leche, una bebida que muchos dueños dan a sus cachorros, sin saber que la grasa que contiene es altamente perjudicial para su organismo, pues ellos no cuentan con las enzimas necesarias para digerirla.

 

Algunos frutos secos, como las nueces de macadamia, están vetadas para los perros, pues tienen algunas sustancias que también pueden generar vómitos, diarreas y hasta fallos renales. Algunos sí pueden ingerirlos —como las almendras, nueces, avellanas y cacahuetes— pero con mucha moderación.

 

Otros alimentos que no debes dar nunca a tu can son: la cebolla y el ajo, por contener sustancias que eliminan los glóbulos rojos de su sangre; el aguacate, porque tiene una toxina fungicida denominada persin que le puede ocasionar malestar estomacal, dificultad para respirar, e incluso acumulación de líquido en el pecho; alcohol, porque además de volverlos nerviosos y hasta agresivos puede afectar su sistema nervioso.

 

Si se trata de gatos, la cosa es más delicada aún. Los mininos tienden a hacer lo que quieren, son muy independientes, y pueden alcanzar los sitios donde se guardan los alimentos, por lo que hay que estar muy pendiente de ellos en todo momento.

 

Al contrario de lo que se cree, no a todos los gatos les gusta el pescado. Hay personas que piensan que darles vísceras de pescado es bueno para ellos, cuando la verdad es que estas les pueden causar parálisis o rigidez muscular. Pero, ¿por qué sucede esto? Porque contienen una enzima que acaba con la vitamina B1 de su sistema.

 

Del mismo modo que en los humanos, la sal también es dañina para los mininos. La comida para gatos que venden en las tiendas evidentemente no contiene sal. Debes procurar eliminar este condimento de su dieta, pues con el tiempo pueden aparecer problemas cardiovasculares.

 

Aunque en los dibujos animados los gatos beben leche, la verdad es que hay algunos que son intolerantes a la lactosa. Así que lo mejor es evitarla.

 

La cebolla, el chocolate y el alcohol también producen el mismo efecto dañino en los gatos que en los perros.

 

El pienso: Lo mejor para su nutrición y buena salud

 

A veces, los dueños consideran que el pienso que comercializan en las tiendas, donde se venden accesorios para mascotas, es desagradable. Y la verdad es que este es un pensamiento muy erróneo.

 

Los piensos, tanto de perro como de gato, son un alimento equilibrado, que contiene todos los nutrientes para cubrir las necesidades de los peludos. Incluso las mejores marcas tienen piensos con sabor a carne, pollo, pescado y hasta pienso hipoalergénico, que resulta todo un manjar para tus animales.

 

Pero no es solo el sabor y los nutrientes que contiene este alimento especial lo que lo convierte en la mejor opción para tu mascota; también influyen otros elementos.

 

El pienso generalmente viene en forma de pequeñas croquetas redondas, que ayudan a eliminar el sarro en los dientes del perro. Además, las deposiciones de las mascotas serán constantes y sin mal olor mientras ingieran este alimento equilibrado.

 

También es mucho más económico que darles nuestra comida, sobre todo en el caso de los perros grandes, y puede conservarse a temperatura ambiente.

 

Es vital que sepas qué alimentos consumen tus mascotas y si estos pueden causarles algún daño, a veces irreversible. El pienso equilibrado es lo mejor para que se desarrollen correctamente y se mantengan saludables.