Lo que mal empieza, mal acaba para el Real Valladolid

Keko conduce el balón. A.MINGUEZA
Ver album

El Pucela encajó el 0-1 ante el Rayo Vallecano a los 29 segundos y falló un penalti en la recta final.

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano (Antoñito, min.46), Olivas, Calero, Nacho; Alcaraz, Míchel; Keko (Verde, min.74), Toni (Cop, min.64), Óscar Plano; Ünal.

RAYO VALLECANO: Dimitrievski; Advíncula, Velázquez, Amat, Ba, Alex Moreno; Comesaña, Trejo (Álvaro García, min.85), Embarba (Bebé, min.63); Medrán y Raúl De Tomás (Tito, min.90+1).

GOL: 0-1, minuto 1: Medrán.

ÁRBITRO: Cordero Vega. Mostró tarjeta amarilla al visitante Embarba.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 18 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio José Zorrilla ante 17.261 espectadores.

El 2019 no empieza bien para el Real Valladolid, que cayó en Zorrilla frente al Rayo Vallecano. Los blanquivioletas siguen sin mostrarse contundentes en casa y a su rival le bastaron 29 segundos para abrir la lata. A pesar del dominio, el Pucela no marcó ni de penalti, que desperdició Míchel, y acabó lamentando ese 0-1 inicial.

 

Mucha gente todavía no había entrado a Zorrilla cuando Medrán finalizó una rápida jugada del Rayo para hacer el 0-1. Pasaron 29 segundos desde que los visitantes sacaron de centro, el Pucela tuvo tiempo hasta de robar la posesión, Míchel no se quedó con el balón, propició la contra, la pelota llegó a Álex Moreno, quien combinó con Embarba y este con el goleador. Una acción de toque y precisión que dejó todavía más helados a los blanquivioletas.

 

No salió nada bien el Real Valladolid, que pudo encajar el segundo poco después, en un disparo de Raúl de Tomás que atajó Masip. El exblanquivioleta no apareció demasiado con el balón, pero solo su presencia fue una amenaza para la defensa pucelana. De hecho, quiso sorprender con un intento desde el centro del campo, pero el portero volvió a atraparlo.

 

Esa acción se produjo con el conjunto blanquivioleta ya sin presión y lejos de su área. Metió miedo con tres saques de esquina casi consecutivos, pero no pasó del peligro. Pese a ello, ya en la recta final de la primera parte, Keko sí rozó el gol tras una buena asistencia de Nacho, pero el extremo remató, en el área pequeña, al cuerpo de Dimitrievski.

 

La segunda mitad se inició con el mismo guion que terminó la primera. El Pucela se hizo dueño del partido y buscó las cosquillas a su rival con un atrevido Toni. El murciano fue quien más peligro creó, forzando peligrosas faltas en la frontal, terminó siendo sustituido en un incomprensible cambio de Sergio González, que metió a Cop para acompañar a un desaparecido Ünal.

 

Keko, que fue el otro más activo -o al menos el que más oportunidades tuvo-, se fabricó otra buena jugada en una diagonal desde la derecha, pero esta vez Dimitrievski también le ganó la batalla yéndose abajo y atajando un disparo cuando parecía que el balón iba a la red.

 

Los cambios en ambos conjuntos no variaron mucho el partido. Por parte del Rayo, Bebé quiso ser protagonista con una patada sin balón por la que pudo ver la roja y por un disparo muy lejano que obligó a Masip a repelerlo como pudo, ya que el área del Fondo Sur estaba helado.

 

Aunque todo pudo cambiar con el penalti de Ba sobre Cop en los instantes finales. Míchel, que no se mostró nada afortunado durante el encuentro, cogió la responsabilidad y Dimitrievski le adivinó la intención. No le salió absolutamente nada a un Real Valladolid que terminó claudicando con ese 0-1 desde los 29 segundos. Pero el castigo pudo ser mayor, ya que Masip salvó el segundo en la última jugada en una clara ocasión rayista.

Noticias relacionadas