"Lo importante es saber qué hacer cuando se te cae el avión en la vida"

Roberto Canessa, superviviente en el accidente aéreo de Los Andes en 1972, ofreció una conmovedora conferencia este martes en Valladolid

“Lo importante es saber qué hacer cuando se te cae el avión en la vida. Cuando realmente hay obstáculos y problemas, cuando te dicen que tienes un cáncer o que tu hijo tiene una cardiopatía congénita. En ese momento es cuando hay que enfrentarse al problema, es por eso que ofrezco el testimonio de la situación que yo viví y que fue terrible”. No lo dice cualquiera; son palabras de Roberto Canessa, uno de los dieciséis supervivientes del accidente aéreo de Los Andes en 1972.

 

El ex jugador de rugby y hoy cardiópata ha ofrecido una emotiva y conmovedora conferencia, programada por EspañaDuero, que ha llenado los salones de Caja España. Allí ha desgranado todo cuánto aconteció en aquellos 72 días en los que tuvieron que sobrevivir a un alud, a temperatura de 20 grados bajo cero y romper tabúes para alimentarse de la carne de sus compañeros de viaje fallecido.

 

Canessa ha dado un auténtico testimonio de vida. En declaraciones a TRIBUNA, el doctor dice que “lo importante no es sobrevivir, lo importante es vivir cada minuto, cada instante; en momentos en los que estás vencido, hay que saber tomar un respiro y mirar hacia delante; la vida es una mezcla de momentos de alegría y de tristeza, pero la vida vale la pena”.

 

El conferenciante, seguido por caras conocidas como la del subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez Rico; el entrenador de la Real Sociedad, Eusebio Sacristán o el ex futbolista Juan Carlos, relató lo que él llama “las cinco etapas”. “Vas en un avión, se te cae, piensas que te van a venir a buscar, luego te das cuenta que dependes de ti mismo, todo el proceso de la comida que tanto impresiona a la gente, luego sobreviene un alud y por último salimos caminando”.

 

Canessa dice que esta experiencia se ha “insertado” en su vida real. Cardiópata infantil de éxito, el superviviente dice que pasó “de ser rescatado a rescatador”, con su oficio como médico. “A nosotros nos salvó un arriero y yo cuando veo un niño con pocas posibilidades de seguir viviendo me digo ‘Roberto ahora te toca a ti ser el rescatador’, que es algo mucho más lindo que ser la víctima”.

 

El uruguayo, que viajaba en aquel avión que se estrelló en la cordillera de Los Andes, escribió el pasado año el libro Tenía que sobrevivir´´, junto a Pablo Vierci. Dice que es “una obra de arte” que ha tardado 10 años en concebir. “Es un libro que no se lee con los ojos, sino con el corazón; que no está escrito con tinta, sino con lágrimas de entusiasmo, de amor a la vida y de actitud para salir adelante”.

 

Noticias relacionadas