‘Leopoldo de Luis. El poeta Herido’, la exposición “que realiza un recorrido por el siglo pasado” en la Casa Revilla

Carlos Martín, Jorge Urrutia y Antonio Piedra en la exposición de 'Leopoldo de Luis, El poeta Herido’. CRISTINA ALONSO

El homenaje busca recordar a un escritor ligado a Valladolid y mostrar la realidad.

La Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla recoge la exposición ‘Leopoldo de Luis. El poeta Herido’, desde el jueves 24 de enero, con motivo del centenario del nacimiento del escritor Leopoldo de Luis en 1918. El homenaje comenzó el año pasado y esta exposición en la ciudad vallisoletana supone el “colofón” y cierre. La exposición se mantiene abierta hasta el 24 de febrero de 2019.


El poeta ha dejado “una huella” en la literatura española, mediante la que “guía un recorrido por el pasado siglo”. “He encontrado mucha gente que lo conocía y le gustaba más o menos su obra, pero nadie me ha hablado mal de él”, confiesa Jorge Urrutia, hijo del escritor.


Este homenaje, según Antonio Piedra, Director de la Fundación Jorge Guillén, es necesario “por tres motivos: recordar su figura como un vallisoletano, recuperar una de las figuras de la postguerra española y mostrar un ciudadano ejemplar y su valoración de la vida social, muy necesaria por sus valores y por su lucha por la democracia y por la libertad”.


Aunque el poeta naciera en Córdoba, Leopoldo de Luis se sentía un “vallisoletano incrustado”, asegura Antonio Piedra. Es por ello, que este homenaje tiene un “doble sentido: recuperar un escritor ligado a la ciudad y mostrar la realidad que es, a veces, difícil de mostrar”.


La obra  “recoge la riqueza de su personalidad”, a través de “su infancia, sus primeros pasos poéticos, su paso por la Guerra Civil, la censura tras esta o su unión con Valladolid”, declara Carlos Martín Aires, el Comisario de la exposición.


Antonio Piedra afirma que se trata del “testimonio lúcido de una existencia condicionada por las circunstancias histórica, por sus angustias y frustraciones, por sus deseos”. “Su voz comprometida con la verdad contribuyó con muchas de las de sus coetáneos a  abrir y ensanchar las grietas por las que penetró la luz en los años más sombríos de la historia española”, tras la Guerra Civil.


El Archivo de Leopoldo de Luis, donado por sus herederos, a la Fundación Jorge Guillén constituye un testimonio esencial para la historia de la literatura española del siglo XX y de su vinculación con Valladolid. Sus manuscritos y sus libros están acompañados por una serie de correspondencia, de gran valor, mantenida con todos los poetas importantes de su tiempo, en España y en el exilio, sobre todo con los forjadores de la llamada poesía social. Del mismo modo, su colección de revistas de preguerra y posguerra, en las que él mismo participó con intensidad, compone un verdadero monumento de la poesía española del siglo pasado.