León de la Riva: "No tengo intención de volver a la política, estoy muy tranquilo donde estoy"
Cyl dots mini

León de la Riva: "No tengo intención de volver a la política, estoy muy tranquilo donde estoy"

El alcalde de Valladolid durante cinco legislaturas analiza en una entrevista a TRIBUNA la situación actual del Ayuntamiento, de la gestión Covid y de muchos temas más.

El ex alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, en la redacción de Tribuna Valladolid. JUAN POSTIGO

Seis años, seis largos años desde que Francisco Javier León de la Riva abandonara la Alcaldía del Ayuntamiento de Valladolid cinco legislaturas después. Su salida no fue la mejor. Todavía no se había dado la investidura de Óscar Puente en junio de 2015 cuando se le declaró culpable del caso de los áticos del Edificio Zorrilla y se le inhabilitó para ejercer en el Consistorio siquiera como concejal de la oposición. Fue el fin abrupto a su carrera política.

Desde entonces se ha dedicado a descansar, a retirarse a su domicilio de Simancas de manera habitual y a disfrutar de su familia y sus nietos. La tercera ola del coronavirus le cogió en enero, si bien no tardó demasiado en recuperarse. Y hoy se sienta en la redacción de Tribuna Valladolid para hacer análisis del Ayuntamiento, de la actualidad Covid y de muchos temas más.

 

Pregunta: ¿A qué se dedica Francisco Javier León de la Riva casi seis años después de dejar la Alcaldía de Valladolid?

Respuesta: Pues mira, me dedico a vivir tranquilamente. Me paso buena parte del día en Simancas, donde tengo perros, caballos, pájaros, jardín… que me dan trabajo para hacer ejercicio y pasar al aire libre el tiempo, que en unas circunstancias como las actuales es lo mejor que puedo hacer. Veo televisión, sigo medios y escribo alguna cosa que otra. Una vida tranquila, sin demasiada vida social aunque con excepciones.

 

P.: ¿Cómo fueron los primeros días como ex alcalde con la inhabilitación?

R.: Ese tema hay que precisarlo, por cierto. Era inhabilitación para ser alcalde pero no por haber robado, por ningún contrato extraño, ni nada por el estilo, sino porque la magistrada entendió que era desobediencia. Es decir, había una orden de actuación urbanística en el edificio de la Plaza Zorrilla, en el que yo vivo ahora, los arquitectos municipales dieron una solución pero la magistrada consideró que había que sacarme de la contienda electoral y eso es lo que hizo. Me inahibilitó por trece meses y di un paso a un lado, que no un paso atrás.

 

P.: Inhabilitación aparte, ¿cómo fue el resto de su vida?

R.: Cuando dejas un cargo como el de alcalde ves claro quiénes eran amigos del alcalde y quiénes amigos de Javier León. Os invito a dar un paseo conmigo por las calles hoy, unos años después de haber dejado la Alcaldía, y verás cuál es la actitud y los comentarios de la gente. Te preguntan cuándo vas a volver.

 

P.: Pregunta clave, de hecho. ¿Ha tenido tentación de volver a la política?

R.: Inicialmente sí, ahora estoy muy tranquilo donde estoy. Digo lo que pienso aunque hay gente que no lo entiende, porque yo no soy portavoz del PP. Soy afiliado desde 1984 pero tengo la libertad de decir las cosas, cuando se hacen bien o mal. Y critico lo que veo oportuno, sea de quien sea.

 

P.: Veo que me esquiva. En 2019 se habló la posibilidad de que usted fuera en listas de Vox.

R.: He tenido ofertas políticas, no voy a entrar en detalles. Pero después de estar desde el 84 en el PP cambiar de partido como que la gente lo iba a entender mal. Yo me ofrecí al PP del Ayuntamiento de Valladolid para ir cerrando la lista, sin ninguna aspiración de salir, pero decidieron que no. Tampoco me consultaron qué problemas tenía la ciudad. No me preguntó ni a mí ni a ninguno de los que estábamos en el grupo anterior. El resultado fue el que fue. Porque el Ayuntamiento no son unas elecciones autonómicas, en el Ayuntamiento importa mucho quién encabeza la lista, importan las personas que la conforman, y unas municipales se ganan desde la calle, no desde los despachos. El resultado es que por primera vez en muchos años el PP perdió las elecciones en Valladolid.

 

P.: Luego seguimos con temas municipales. Usted ha pasado el Covid hace poco, ¿cómo fue la experiencia?

R.: La consecuencia fundamental es el comportamiento heroico de la gente de sanidad. De todo el mundo. Médicos, enfermeras, auxiliares, fisioterapeutas, señores de la limpieza, los celadores… Es un comportamiento ejemplar. Estuve ocho días en el Clínico y la gente tiene que hacer un reconocimiento con menos aplausos y más a la sanidad pública que digan lo que digan es envidiable en el resto del mundo.

Allí se dio la fatalidad de que coincidí con mi hijo, ocho o diez días, él en la UVI y yo en planta. Perdí siete kilos y él catorce, pero lo importante es que hemos salido y lo hemos hecho sin secuelas. Porque hay mucha gente que sale dolencias de mucha índole. Yo aparte de la pérdida de peso, que por otro lado no me ha venido mal, no tuve problema. Eso sí, yo cada vez que veo los numeritos de los franceses que se vienen de juerga a Madrid no puedo entender cómo eso no se controla con multas terribles. Hay auténtico desconocimiento. Sino que se lo digan a nuestro ínclito alcalde, que hizo unas declaraciones que ha intentado borrar pero que yo mismo tengo guardadas, en las que decía que no entendía esto, que era una gripe y poco más.

 

P.: Habrá quien le escuche defendiendo a la sanidad pública y se ría.

R.: Es que eso es mentira. Las inversiones en Madrid del PP hicieron diez hospitales durante esos mandatos. O el Zendal en Madrid ahora, que ha salvado al resto de hospitales de Madrid, que si han derivado gente a este se ha permitido que no haya colapso. Sin embargo no se dicen nada de los hospitales de Valencia, claro. Pero claro, como el color es el que es y las redes mediáticas están donde están cada uno habla de lo que le conviene. Por cierto que la sanidad pública hubo una recomendación de Pedro Sánchez de recortar gastos y esa está publicada también.

 

P.: ¿Cómo ve la gestión del Covid tanto a nivel nacional como de la Junta?

R.: Es un tema novedoso, y quien diga que tenía la solución desde el principio estaba jugando de farol. A mí me preguntan como médico, y tuve matrícula en un par de asignaturas que justo podrían estar más cerca de esto, y digo que no sé nada. Es un virus nuevo, no se podía saber. Luego hemos tenido una gestión a nivel nacional nefasta. La Ley de Salud Pública establece que cuando hay una pandemia la responsabilidad va directa al ministro de Sanidad. Y claro, nosotros teníamos ahí a un filósofo para negociar con los catalanes y se encontró con un problema sanitario que era una bomba. Y siguen teniendo ahí a la persona que dijo que solo habría un par de casos, que sigue contando mentiras, negó la necesidad de mascarillas, aplaudió la manifestación del 8M… No digo que el 8M fuera el responsable directo de la explosión del problema, pero como había que llegar a esa fecha no se suprimieron partidos de fútbol o el Congreso multitudinario de Vox cuando el Gobierno ya era consciente. Pero como hasta el 8M no se podía suspender nada…

 

P.: ¿Y la gestión de la Junta?

R.: Distinguiría dos partes. Para empezar, aquí sí hay comité de expertos, cosa con la que se nos había engañado Pedro Sánchez permanentemente, diciendo incluso que había actas de él, y acabaron reconociendo que no existía, y por tanto me parece que la información que ha ido dando la Junta ha sido siempre muy correcta. Transparente, dando datos a cara de perro, y que no se ha ocultado nada. Que quizá podrían haberse hecho las cosas de otra forma, quizá. Pero al menos ya había un comité de expertos real con especialistas. Y luego las medidas el problema que tenemos en este país con todas las comunidades autónomas es que es un reino de taifas. Lo que vale en Segovia, Madrid está al lado al fin y al cabo, por ejemplo. Ha habido un caos absoluto que ha desconcertado a la población. Luego se nos engañó con las mascarillas diciendo al principio que no hacían falta, que no se las podía bajar el IVA porque no lo permitía Europa… Nos están engañando permanentemente. Y en muchos casos lo están pagando los hosteleros, se les ha criminalizado en exceso. La mayor parte eran conscientes de la que tenían encima y los que incumplen no son ellos, sino los clientes.

 

P.: ¿Pero algún error que crea que han cometido?

R.: No echo balones fuera, no es mi estilo, pero no he seguido en exceso las declaraciones de los protagonistas. Las decisiones creo que han sido muy rigurosas en algún caso. Por ejemplo alguna respuesta del vicepresidente con expresiones muy poco adecuadas, pero creo que en Castilla y León el problema es más de los inconscientes más que de la Junta o de los hosteleros. Buscar algún error concreto me haría tener que tirar de memoria y de datos, pero en todo caso seguro que habrá habido errores, como todo el mundo.

 

P.: ¿Y cómo ve la actuación del Ayuntamiento en este caso, sabiendo que sus competencias sanitarias son nulas?

R.: Poquito tiene que hacer. Del Ayuntamiento podemos hablar de la movilidad o de otros mil problemas de Valladolid. Más allá de la metedura de pata del alcalde diciendo que esto era una gripe y que no había que asustarse, está claro que hubo peleas como la de la Cabalgata de Reyes, que no era tal. Yo me pondría de parte del Ayuntamiento en este caso, por cierto. No es lo mismo la tradicional Cabalgata que lo que se hizo este año de sacar cinco carrozas cada una por un barrio para que los críos tengan un recuerdo de lo que es otros años. Hasta donde yo sé no hubo aglomeración de ningún tipo.

 

P.: Pero el Ayuntamiento sí está invirtiendo en ayudas para paliar la crisis a través del llamado Grupo Covid. Perdonando la tasa de terrazas a hosteleros, por ejemplo.

R.: Eso es una actuación acertada del Ayuntamiento, y ampliarlas. Aunque el problema es que muchos locales en Valladolid no la tienen, pero bueno. Es una medida acertada, sea como sea, igual que el hecho de que el tiempo que han estado ciertos negocios cerrados no se les cobren los impuestos. Y por otro lado la solución ideal hubiera sido la propuesta de Merkel en Alemania en la que se preguntaba los ingresos de cierto tiempo del año pasado y luego se le compensa con un 70% de esos ingresos mientras se estuvo cerrado.

 

P.: Parece que hasta me está diciendo usted sin querer alguna virtud de Óscar Puente.

R.: Bueno, no sé si la solución la ha tomado él o quién ha sido, pero en política muchas veces estas cosas son de sentido común. Y en política municipal también. Yo recorrí muchos países y presidí la FEMP. Muchas veces el problema de un municipio era el mismo en un país que en otro, independientemente del color del gobierno municipal de turno. Lo que hay que hacer es aplicar el sentido común sin sectarismo, que es el problema del que adolece el Ayuntamiento de Valladolid. Aquí se remunicipalizó la gestión del agua y hay más reventones ahora que antes y la culpa la echan a que no se renovaron las redes. Vamos, no sé si sería en mi época o en la de Bolaños, pero la cantidad de kilómetros de redes que renovamos nosotros, o la renovación del anillo 2.000, o la renovación de las dos plantas de depuración, ahí están. Las redes siempre se han renovado de manera progresiva. Ahora lo que se está haciendo al final es externalizar todo porque no hay gente para hacerlo en el Ayuntamiento.

 

P.: ¿Y el resto de la gestión del Ayuntamiento cómo la ve?

R.: En servicios sociales se está trabajando bien. Estaba muy bien trabajado por Rosa Hernández en mi época, gran experta, y he reconocido varias veces públicamente que la apertura del centro de mayores en Fray Luis de León me pareció un acierto. Aunque lo de hacer ligeras remodelaciones en el de la Plaza de San Juan y poner una placa diciendo que lo inauguró el alcalde Óscar Puente cuando tiene décadas de historia… no está demasiado bien adornarse con plumas ajenas. Y lo que es un caos es el tema del tráfico, por supuesto.

 

P.: Le veo con ganas de hablarme del tráfico de Valladolid.

R.: Sí, es cierto que en los cascos históricos se está tendiendo a que cada vez haya menos vehículo privado. Pero claro, se trae como gerente de Auvasa a quien organizó el caos circulatorio de Madrid con Carmena. Una persona que desconoce Valladolid y sus costumbres, subiéndole el sueldo de manera sensible respecto a lo que cobraba el gerente anterior, se trae a un equipo de, y no lo digo de forma peyorativa, de podemitas expertos para meter gente y organizan un caos circulatorio sin precedentes. Valladolid, que era una ciudad en la que se circulaba cómodamente… en fin. Yo hice diecisiete kilómetros de carril bici mientras estuve, sino recuerdo mal que Bolaños hizo siete. Y vamos, esta invención del ciclocarril, que nada tiene que ver con el carril bici, que lo que hace es entorpecer el tráfico. Isabel La Católica es un caos, Miguel Íscar es un caos… Las obras del Paseo Zorrilla empezaron en junio y parece que no van a acabar nunca…

No hay más que preguntarle a los taxistas, a los que se supone que se supone que se ha beneficiado pero de eso nada. Es que es inmoral que estés en Miguel Íscar, el tapón llegue desde la Plaza Zorrilla a Plaza de España y sin embargo el otro carril está totalmente vacío. A veces he tenido la paciencia de contar los ciclistas de Isabel La Católica un rato y es escandaloso. Por no hablar de si aparece una ambulancia cuando hay tapón. Consecuencias de haber entregado el tráfico de Valladolid a una persona ideologizada, que por cierto tiene buena preparación, eso no lo niego, pero cuando eso lo pones al servicio de una ideología es terrible. Si yo fuera candidato no digo que suprimiría todo, pero desde luego revisaría todo el Plan de Movilidad.

 

P.: Siguiente cuestión, su partido en el Ayuntamiento. Por decirlo de alguna manera suave, parece que hay ciertos roces.

R.: No, no roces. Hay distancia. Yo me ofrecí a colaborar con ellos pero resulta que ya lo sabían absolutamente todo. Y resulta que de los que se incorporaban a la vida municipal estaba el número dos de la lista, que había sido concejal conmigo sin dedicación cuatro años, que tenía una buena cabeza, no lo voy a negar, pero es que desembarcaron en la lista municipal todos los que se habían caído de la lista de la Junta. Número uno, el dos, el tres… Por cierto, la tres, María de Diego, que era de lo mejor pero se ha desesperado y se ha marchado. Estaba Borja García Carvajal no es ningún secreto, que era de mi equipo, y que estaba porque lo impuso Madrid… En fin, todo lo que olía a Javier León había que limpiarlo. Repescaron también a Alberto Gutiérrez Alberca, que estaba en el Ayuntamiento antes de entrar yo en el año 91, o sea que su vida municipal terminó hace muchísimo tiempo.

Y yo creo que además como empezaron dándose besos y abrazos con el equipo de Gobierno no había una oposición. Se enfadaron mucho conmigo cuando en una entrevista me preguntaron que qué opinaba de la oposición y respondí que qué oposición había. Se ofendieron mucho. Pero la verdad es que cuando hacen las cosas bien lo reconozco y cuando las hacen mal, también. Tampoco se puede hacer un cordón sanitario a Vox, con quien tenemos más coincidencias. El otro día veía a Almeida, el mejor alcalde de España de lejos, decía que había firmado ciento y pico compromisos con Vox y desafiaba a encontrar uno de ellos que fuera en contra de la doctrina del PP. Y tiene razón. Aquí algunos parece que son muy exquisitos y hablan de Vox como extrema derecha pero cuando hablan de Podemos no se refieren a extrema izquierda. Insisto, si el PP quiere recuperar la Alcaldía debe hacer muchas horas en la calle y hay que conocer mucho la ciudad.

 

P.: ¿Qué recorrido le da al Grupo Municipal y qué pronóstico para 2023?

R.: Desde luego si no cambian las cosas, si no pateamos la calle, si no estamos hablando con la gente… Mal asunto. En las listas municipales es fundamental el trato con la gente, hay que hablar mucho, gente que sea conocida y valorada. Por las referencias que me dan me preguntan que dónde está la oposición y yo trato de explicar, pero lo que hay que tener es más paseo y más zapato. Desde los despachos por muy brillante que sea la gestión, que no lo es, no se ganan unas municipales.

 

P.: Cuénteme alguna espina que le quedara clavada con su marcha en 2015. No quiero sacar la palabra soterramiento.

R.: Ese fue el primer gran error del actual Grupo Municipal. Habían hecho del soterramiento la batalla fundamental y ahora resulta que en el primer Pleno anuncian que renuncian al soterramiento. Eso es negar los principios. Se trata de un proyecto que nada tiene que ver con los agujeros que se están haciendo ahora. Por cierto, que van cinco o seis años y no han hecho prácticamente nada. Se trata de algo descafeinado, que no va a solucionar el problema de las barreras en Valladolid. Ciertamente había problemas económicos, pero en el Consejo de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad el Ayuntamiento tenía tres de doce votos y seguimos apostando por ello.

 

P.: Está claro que no ve la integración ferroviaria con buenos ojos.

R.: Cuando se paralizó el soterramiento por cuestiones económicas pedí que lo que se pudiera hacer no fuera incompatible con un soterramiento posterior. Recuerdo que el concejal de Vox planteó una idea para soterrar que abarata bastante los costes respecto al diseño Rogers y se quedó solo. No tiene sentido. Si uno mira a Murcia, Bilbao… Se va haciendo lentamente, aquí se ha descartado muy rápido. Recuerdo haber hablado con Íñigo de la Serna, ministro de Fomento por aquel entonces, y le pedí que no se hicieran estas obras incompatibles. Luego Íñigo se marchó y las cosas cambiaron. Y ya… si te he visto no me acuerdo.

 

P.: ¿Alguna otra espina, que esta era quizá demasiado obvia?

R.: El parque agroalimentario, que también se lo cargaron. Contrataron a una empresa gastando un dineral y luego no hicieron nada. Y luego recuerdo que, creo que fue Manuel Saravia quien lo comentó, que en el Cerro de San Cristóbal iban a hacer un parque forestal parecido al que hicimos nosotros en Contiendas y nunca más se supo.

 

P.: Me comentaba al principio de esta conversación que la gente le sigue saludando y reconociendo por la calle. Veinte años de alcalde dan para muchos amigos y enemigos, ¿no?

R.: Si después de todo ese tiempo la gente no te reconoce, mal asunto. Entiendo que haya quien esté cabreado conmigo, lo entiendo. He tomado decisiones que, después de veinte años de Gobierno que… en fin. Si alguien cree que en todo este tiempo de gobierno no ha cometido ningún error o es un soberbio o un imbécil. Por supuesto que habré cometido errores, no lo dudo, pero desde luego mi intención siempre ha sido mejorar Valladolid. Y creo que lo hemos conseguido sensiblemente. Ahí están las miles y miles de plazas de aparcamiento subterráneo, los museos, los teatros… Actuaciones que nadie va a poder negar. No me he dedicado a pintar de colorines las calles, que es una guarrería, que ha quedado irreconocible la calle. Te invito a venir a dar un paseo conmigo, no por el centro, por donde quieras, que verás que la gente te invita a tomar algo y te dicen que te echan de menos, te dicen que tienes que volver.

 

P.: De hecho con esta terminamos. Entonces el capítulo político de Javier León de la Riva está cerradísimo.

R.: Yo creo que para este tipo de cosas… Entre otros motivos, no porque no me falten ganas ni fuerzas, sino porque mi familia me echa de casa. Ya en las últimas tuve problemas. Ellos saben que en todos los aspectos, incluido el económico, hubiéramos vivido mejor en mi ejercicio profesional pero a mí me enganchó la político y ahí estuve.

Comentarios

vino es Salud 20/03/2021 23:20 #9
Lo que tenía previsto el gobierno de Aznar para Valladolid se lo cargó Maleni ( ministra de cuota de ZP). Y lo ejecutó en su querida Málaga. Con el 11M y la consecuente llegada de ZP, Valladolid salió perjudicado y Málaga beneficiada. Posteriormente se ha conocido que la tal Maleni es una corrupta implicada en los eres de Andalucía.
vino es Salud 20/03/2021 23:07 #8
El soterramiento se lo cargo ZP y una tal Maleni ( inútil ministra de cuota de ZP). El 11M y la llegada de ZP es lo peor que le ha pasado a Valladolid. Para colmo tenemos una placa en la estación agradeciendo a ZP que nos haya arruinado el soterramiento. Leon de la Riva ha sido el mejor alcalde de Valladolid en la democracia, sin duda.
MANU 20/03/2021 14:44 #7
"A cada uno lo suyo´´ Léon de la Riva fue el precursor del mayor proyecto conocido en la ciudad, el SOTERREMIENTO vías ferroviarias que dividen a la ciudad, ejecuto una inversion de mas de 400 millones, soterramiento del Pinar de Antequera, el 70% de la ya construida de la variante de mercancías, los nuevos talleres de Renfe y las mas de 100 Hectáreas que permitirán la construcción de mas de 6.000 viviendas, el proyecto se paraliza fundamentalmente por la crisis. Cuando entraron los del cambio no han tenido valentía ni voluntad ni capacidad de continuarlo, su única acción ha sido destruirlo porque les nublaría su gestion.
MAC 20/03/2021 14:17 #6
Por los hechos los conoceréis. D. Javier por mucho que ciertas personas quieran manchar su magnifica gestión, lo que consiguen es agrandarla más y definirse ellos solos. Ud ha entrado en la HISTORIA DE LA CIUDAD y otros si entran, no será por la magnifica gestión que hicieron. Le expreso mi reconocimiento personal.
MAC 20/03/2021 14:10 #5
D. Javier, no cabe ninguna duda que la HISTORIA DE VALLADOLID, le tiene reconocido su titulo. COMO UNO DE LOS MEJORES ALCALDES DE LA CIUDAD, no cabe duda que todos los perreros flautas estos que le critican, son incapaces de reconocer las cualidades de ciertas personas. Se hace referencia a una sentencia, lo
¡VÍAS FUERA! 20/03/2021 11:20 #4
A cada uno lo suyo: De la Riva nos engañó con el soterramiento, durante muchos años. Era una operación faraónica, imposible de realizar si Fomento no ponía el dinero. Y Fomento nunca quiso ponerlo, incluso con los gobiernos PP de Aznar y Rajoy. Con el préstamo bancario famoso de 400 millones de euros (que incluía el pago de 130 millones de euros a la banca) no daba para hacer tooodo lo que se tenía que hacer para empezar a vender suelos en los "talleres viejos". Ni de lejos. Y eso, De la Riva y su equipo lo sabían, o debían saberlo. Pero nos engañaron - quizás se engañaron a sí mismos - y huyeron hacia delante... hasta que la operación quebró. Eso sí, ellos se libraron del marrón de la quiebra, que se lo han comido Puente y Saravia sin mucho empacho, con su desparpajo habitual. Pero estos dos sólo lo heredaron... Los culpables venían de más lejos. A cada uno, lo suyo.
MANU 20/03/2021 11:12 #3
La PREPOTENCIA de Léon de la Riva en el ejercicio del poder y el cargo de alcalde fue de manera abusiva, la INSOLENCIA cuando hablaba u obraba con una falta de respeto que en ocasiones resultaba ofensiva, principalmente a sus adversarios o aquellos que no pensaban como el. En la etapa del Valladolid democrático la historia recordara a los dos alcaldes que transformaron la ciudad, los 16 años de Tomas Bolaños que ejecuto multitud de dotaciones por todos los barrios y la planification de los nuevos, lo 20años de Léon de la Riva fueron continuistas ejecutando miles de proyectos ,triplicando la extensión de la ciudad, conseguiendo lo que hoy podemos disfrutar. En los últimos 6 años la gestion de la transformación de la ciudad ha sido nefasta, no han aportado nada significativo, lo que que si han conseguido es hacer mas grande el reconocimiento de la gestion de los dos anteriores alcaldes que siempre recordaremos.......
Adrián 20/03/2021 10:39 #2
No te fuiste del cargo de Alcalde, te echo una sentencia judicial. Te inhabilitaron para la política. Utilizaste los medios del ayuntamiento para hacer una "reformita" en el edificio que vives (que casualidad). Demasiado bien salisteis del asunto porque se te debería hacer pagar de tu bolsillo todo el dinero que se ha gastado el ayuntamiento en tener que volver a reformar el edificio y pagos de indemnizaciones a los antiguos propietarios.
Remero 20/03/2021 10:16 #1
Fenomenal

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: