Las ventas de la Feria vallisoletana de cerámica caen entre un 70% y un 95% respecto al año pasado

Un artesano estima que pierde desde 150 a 200 euros por día respecto a 2020

La 42ª edición de la Feria de la Cerámica, que está teniendo lugar en la Acera de Recoletos, no va demasiado bien. Abrió sus puertas este pasado marte y, desde entonces, Javier San Román, de Caolin Ceramistas, de Navas del Rey, se atreve a estimar la caída de un 95% respecto a su ganancia en 2019.

 

Desde Caolin se dedican a los retratos en cerámica, que suelen oscilar por 340 euros. También hace relojes y macetas animadas de barro con plantas dentro. Con Valladolid bajo las medidas preventivas de la Junta y con el coronavirus aún patente, el mercado de este año presenta un camino con entrada y salida, en la que se echa gel para la desinfección y se muestra el recorrido a seguir. Si en el mercado ya está ocupado por todas las personas que puede haber en su aforo, los interesados en visitarlo tendrán que hacer una cola con un metro y medio de separación.

 

Por su parte Rocío Aguado, de Cuadros Palencia, también ha notado el descenso en las ventas. Ella vende cuadros que fluctúan desde los 650 euros a los 240 los más grandes y los más pequeños desde 25 euros a 40. La opinión de Aguado respecto a la caída es de un 70%. Con el mismo porcentaje valora la feria este año Miguel Ángel Maestro de Adecerámica. Él viene desde Barcelona a vender cerámica artística utilitaria, botijos inspirados en Joan Miró o botijos lámpara. Para este artesano lo peor fueron las últimas medidas de la Junta, sin embargo, como lleva asistiendo otros años, asegura que “hay que estar a las duras y a las maduras”.

 

A la feria de Valladolid han asistido muchos cerámicos de Asturias, uno de ellos Miguel Ángel Villarroal, de Charo Cimas Villaviciosa, quien estipula las caídas entre 150 y 200 euros por día. Es su quinto año asistiendo y valora la feria de “floja” con “menos gente”.

 

Este artesano también se queja de “las colas largas que se forman por las tardes”. Además asegura que, tras pasar el primer día, fueron los gerentes de los puestos los que pidieron a la organización un pasillo de ida y vuelta, para que las personas pudieran regresar a los primeros puestos sin falta de salir y hacer la cola de nuevo.

 

En la misma opinión, se manifiesta un artesano francés que realiza esculturas de animales de barro cocido hechas a mano, diciendo que este año hay “menos alegría, está más triste”. Además, también protesta por las “largas filas” que, según él, pueden ascender de una hora a hora y media de espera.

 

En la feria se pueden encontrar artesanos de toda España: León, Burgos, Gerona, Sevilla, Vigo, Zaragoza, Vizcaya, a parte de los propios de Valladolid y los ya mencionados. Además de los objetos citados en la feria, que se podrá visitar hasta el domingo, se pueden encontrar imanes de barro, joyería, lámparas, imperdibles, esculturas, botijos, figuras de animales, espejos y vajilla, entre otros muchos productos.

La Feria de Cerámica estará en la Acera de Recoletos hasta este domingo. JUAN POSTIGO

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: