Las ventajas de la lactancia materna
Cyl dots mini

Las ventajas de la lactancia materna

La lactancia materna, aunque sea de pocos días, favorece a la presión arterial del bebé

Los bebés que fueron amamantados, incluso durante unos pocos días, tuvieron una presión arterial más baja cuando eran pequeños y estas diferencias en la presión arterial pueden traducirse en una mejor salud cardíaca y vascular cuando son adultos, según una nueva investigación publicada en el 'Journal of the American Heart Association', una revista de acceso abierto de la Asociación Americana del Corazón.

 

La investigación ha descubierto que los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, incluida la hipertensión, pueden comenzar en la infancia. Los estudios también han confirmado que la lactancia materna está asociada a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular en la edad adulta. Sin embargo, la cantidad y la duración de la lactancia materna necesarias para lograr un beneficio cardiovascular no han quedado claras.

 

"Este es el primer estudio que evalúa la relación entre la lactancia materna en los primeros días de vida y la presión arterial en la primera infancia", afirma la autora principal del estudio, la doctora Kozeta Miliku, responsable de la ciencia clínica del estudio de cohortes CHILD y becaria posdoctoral en medicina de la Universidad McMaster de Hamilton (Ontario, Canadá).

 

"Los bebés que recibieron incluso una cantidad relativamente pequeña de la leche materna temprana, también conocida como calostro, tuvieron una presión arterial más baja a los 3 años de edad, independientemente de cuánto tiempo fueron amamantados o cuándo recibieron otros alimentos complementarios", añade. 

 

Se sabe que el calostro es especialmente rico en factores de crecimiento, componentes inmunológicos y células madre que son extremadamente beneficiosos para los recién nacidos y que sólo se encuentran en la leche materna humana.

 

Los investigadores utilizaron datos del estudio de cohorte canadiense CHILD, un estudio de más de 3.000 niños que nacieron entre 2009 y 2012 y a los que se ha hecho un seguimiento desde entonces para comprender cómo las experiencias de la vida temprana influyen en la salud y el desarrollo. Analizaron la información sobre la alimentación de los lactantes recogida en los registros hospitalarios y en los cuestionarios de los cuidadores de casi 2.400 niños.

 

Entre esos niños, el 98% fue amamantado en alguna medida, incluido el 4% que recibió "lactancia materna temprana limitada", definida como unas pocas tomas de pecho durante la estancia en el hospital. Sólo el 2% de los niños del estudio no fueron amamantados en absoluto. Entre los niños amamantados, el 78% lo fue durante seis meses o más y el 62% lo fue de forma exclusiva durante al menos tres meses. La lactancia materna exclusiva significaba sólo leche materna, sin ningún tipo de fórmula, alimentos sólidos u otros fluidos desde el nacimiento. Por término medio, las madres que nunca dieron el pecho eran más jóvenes, tenían más probabilidades de fumar durante el embarazo y menos de tener un título postsecundario, en comparación con las madres que dieron el pecho brevemente o más allá de su estancia en el hospital.

 

Los investigadores descubrieron que a los 3 años de edad, los niños que nunca fueron amamantados tenían medidas de presión arterial más altas (media de 103/60 mm Hg), en comparación con los que fueron amamantados durante cualquier tiempo (media de 99/58 mm Hg).

 

Entre los niños que sólo recibieron una lactancia materna temprana limitada mientras estaban en el hospital como recién nacidos, las medidas de presión arterial también fueron más bajas (media de 99/57 mm Hg) en comparación con los que nunca fueron amamantados (media de 103/60 mm Hg).

 

La presión arterial entre los niños pequeños que habían sido amamantados era más baja, independientemente de su índice de masa corporal a los 3 años o de los factores sociales, de salud o de estilo de vida de sus madres.

 

La presión arterial también era más baja entre los niños pequeños que habían sido amamantados, independientemente de la duración de la lactancia o de si recibían otros alimentos y nutrición complementaria.

 

"Los beneficios de la lactancia materna sostenida y exclusiva están bien documentados para numerosas condiciones de salud, incluyendo infecciones respiratorias y enfermedades diarreicas durante la infancia, y condiciones crónicas como el asma y la obesidad más adelante en la vida", señala la autora principal del estudio Meghan B. Azad, subdirectora del Estudio de Cohorte CHILD, profesora asociada de pediatría y salud infantil en la Universidad de Manitoba, y científica de investigación en el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Manitoba, en Canadá.

 

"Nuestro estudio sugiere que para los resultados cardiovasculares, como la presión arterial, incluso un breve período de lactancia materna es beneficioso --prosigue--. Esto apunta a que el calostro es un factor clave en la configuración de los procesos de desarrollo durante el periodo neonatal. Por muchas razones, debería apoyarse firmemente la lactancia materna sostenida, y también es importante entender que 'cada gota cuenta', especialmente en esos primeros días críticos de vida."

 

"Los médicos y los responsables de las políticas de salud pública deberían tener en cuenta la importancia de educar a las nuevas madres sobre la lactancia materna y ofrecerles apoyo inmediato a la lactancia después del parto", apunta Azad, que codirige el Centro Interdisciplinario de Lactancia de Manitoba.

 

En este sentido, señala que los resultados del estudio "sugieren que el ahorro a corto plazo por no ofrecer apoyo a la lactancia materna en el hospital y dar el alta a las madres demasiado rápido podría ser superado en gran medida por los costes a largo plazo por la reducción de la salud cardiovascular más adelante".

 

Los investigadores señalan que es necesario seguir investigando para examinar los componentes bioactivos del calostro, comprender cómo influyen en el desarrollo cardiovascular y determinar su relación a largo plazo con la salud cardiovascular.

 

"Este importante estudio proporciona un apoyo continuo a la premisa de que los cuidados durante la infancia pueden influir en la salud del corazón. Si bien es necesario seguir investigando para comprender los mecanismos responsables del impacto positivo de la lactancia materna temprana en la presión arterial de los niños pequeños, los autores deben ser elogiados por su identificación de un factor modificable que tiene el potencial de mejorar la salud infantil", subraya Shelley Miyamoto, presidenta del Consejo de la Asociación Americana del Corazón sobre la Enfermedad Cardíaca Congénita de por Vida y la Salud Cardíaca en los Jóvenes (Young Hearts) y la Cátedra Jack Cooper Millisor en Enfermedades Cardíacas Pediátricas y director del Programa de Cardiomiopatía en el Hospital Infantil de Colorado en Aurora. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: