Las terrazas de Valladolid hacen el agosto en octubre

Una terraza en la Plaza Mayor de Valladolid. JUAN POSTIGO

La prolongación del buen tiempo está ayudando al sector hostelero de Valladolid a afrontar el décimo mes del año.

Parece que el verano ha venido para quedarse y se ha instalado de forma casi permanente, al menos durante este mes de octubre, llegando a registrar unas máximas de 28 grados y unas mínimas de 9 en la provincia vallisoletana. Un tiempo mucho más cálido que algunos días de verano, como se ha podido comprobar.

 

Nada como el sector de la hostelería para verse afectado por el tiempo atmosférico y además opinar sobre él con conocimiento. A principios de mes y ante unas previsiones frías y lluviosas la mayoría de establecimientos redujeron el número de mesas de la terraza a más de la mitad.

 

Sin embargo octubre los ha sorprendido con un sol radiante y temperaturas que invitan a alternar. “De un 15 a un 20% más de caja respecto al año pasado”, calcula el encargado de 'Café del Norte', situado en la Plaza Mayor de Valladolid.

 

Todos coinciden en que el fin de semana del 25 y 26 de octubre ha sido muy positivo. ¿El motivo? La Semana Internacional de Cine en Valladolid puede parecer a priori la explicación más lógica pero la concentración motera a favor de Pingüinos y la Marcha contra el cáncer del domingo 26 también han aportado también su granito de arena.

 

El encargado de un bar vallisoletano aclara que la Seminci es sin duda una razón de peso y ha traído ganancias de manera paulatina pero la manifestación motera ha sido el golpe fuerte del fin de semana. Jaime Fernández, presidente de la Asociación de Hosteleros de Valladolid, explica que la manifestación concentró a 4.000 moteros en la ciudad, "era algo inesperado que sumado al buen tiempo, ha resultado todo un éxito. Además el motero es un cliente muy fiel".

 

"Es muy curioso que se aproxime la festividad de los Santos y que las terrazas sigan llenas" comenta Fernández. "Creo que el mes de octubre ha sido muchísimo mejor que el de agosto, por las temperaturas y también por los eventos con los que hemos contado". El Presidente de Hosteleros aclara que las terrazas se pueden mantener todo lo que el establecimiento desee. "La tasa es anual y cada bar puede disfrutar la terraza como prefiera".

 

Los hosteleros pretenden seguir beneficiándose de estas temperaturas tan buenas para su profesión y confían en que el frío se haga un poco más de rogar.