Las reservas de casas rurales de Valladolid caen un 85% durante el año de la pandemia
Cyl dots mini

Las reservas de casas rurales de Valladolid caen un 85% durante el año de la pandemia

Casa rural El Cuento y la Leyenda, en Mucientes. ARCHIVO

"Al restringir la movilidad no hay posibilidad de que la gente venga a nuestros alojamientos”, asegura Luis Chico, presidente de la Asociación de Empresarios de Turismo Rural de la provincia

El turismo es a nivel nacional uno de los grandes atractivos del país y que más dinero aporta al PIB. En Castilla y León no se puede disfrutar de las grandes costas que tiene España, pero sin duda tiene un interés muy distinto y muy solicitado por la población: el turismo rural.

 

Al igual que otros sectores, este reducto se ha visto muy afectado por la pandemia del Covid-19. Luis Chico, presidente de la Asociación de Empresarios de Turismo Rural de Valladolid, hace un balance a TRIBUNA sobre cómo ha ido el año desde que empezó la pandemia y cómo se ha visto afectado durante las navidades.

 

Chico, que tiene su casa rural en Benafarces llamada Campo y Lumbre, dice que ha sido un año desastroso para el sector de las casas rurales. "El resultado en general ha sido muy malo. Un año atípico y duro, no contábamos con todo lo que ha pasado con la pandemia”.

 

Una campaña que, en condiciones normales, empieza en Semana Santa y se alarga hasta finales de año con las navidades. Este año no ha sido así, cuando más alojamientos han tenido han sido durante el verano... y los demás meses prácticamente vacíos. Chico dice que “la facturación ha caído en la mayoría de casas rurales un 85% respecto a años anteriores, por la falta de clientes”.

 

Desde mediados de septiembre hasta finales de año, meses donde suele haber bastantes clientes no ha habido prácticamente ninguna reserva. Al restringir la movilidad no hay posibilidad de que la gente venga a nuestros alojamientos”, asegura Chico, preocupado por su sector.

 

Además, también cree que las restricciones no están lo suficientemente estudiadas. El presidente de alojamientos rurales cree que, “no es normal que el trasporte urbano esté lleno, y a una casa rural solo puedan venir dos grupos familiares distintos y no más de 6 personas. Me parece algo ilógico que aún no entiendo”, expone, mostrándose crítico con las administraciones. “Hemos cumplido con todas las medidas de seguridad impuestas, y ahora no recibimos ningún tipo de ayuda, las pérdidas de nuestro sector han sido muy grandes. Nos sentimos abandonados”.

 

En cuanto a la campaña de Navidad durante años atrás la ocupación era ascendente. "Cada año había más afluencia de gente, llegando a picos de ocupación en las casas rurales en torno al 85% de ocupación y este año se ha quedado en torno a un 3% o 4%, porque la gente no ha podido moverse de unos sitios a otros".

 

También asegura que no hay datos que digan que no los contagios vienen de su sector, ya que los contagios tanto en alojamientos rurales como en hostelería son, según Chico, “sumamente minúsculos”. Los contagios se hacen en reuniones en casas, bodegas, etc. Muchos incumplen la normativa y a esos sí que habría que sancionarles. Al final pagamos justos por pecadores, pero en España es como se funciona”.

 

En cuanto al futuro, el presidente de la Asociación ve el futuro muy mal. "Las expectativas no son muy buenas, porque, aunque llegue la vacuna, las medidas van muy en contra del sector, nadie mira por nosotros. A día de hoy lo que tenemos son gastos, no hay ingresos desde septiembre y algunos compañeros van en camino de los 12 meses sin generar ingresos y nadie mira por nosotros”.

 

El turismo rural es uno de los muchos sectores azotado por la pandemia y lo único que quieren es que les dejen trabajar.  Algo que Luis Chico no entiende ya que, “el turismo es uno de los sectores que más riqueza da a nuestro país en el PIB”.