Las pymes de Valladolid pagan 2,83 millones de euros por una luz que no consumen

El análisis de Unieléctrica desvela que la causa de este agujero son penalizaciones por la energía reactiva, la que vuelve a la red tras la puesta en marcha de dispositivos.

Las pymes de Valladolid pagan al año 2,83 millones de penalización por una luz que no consumen, según revela el análisis del gasto por energía reactiva realizado por la comercializadora de renovables Unieléctrica.

 

El análisis desvela que las pequeñas y medianas empresas de Castilla y León, que generalmente utilizan contratos 3.0A y 3.1A, --que ascienden a un total en la comunidad autónoma 54.379-- pagan en concepto de penalización por la energía reactiva en torno a 1,09 millones de euros al mes.

 

Estos datos se han obtenido al tomar como media un modesto negocio de hostelería que utilice, por ejemplo, tres refrigeradores y dos hornos-cocina, un par de ellos de cierta antigüedad y por tanto poco eficientes, que le acarrearía una penalización mensual en torno a 20 euros.

 

Unieléctrica ha explicado que la energía reactiva es una carga que vuelve a la red tras la puesta en marcha de dispositivos electromecánicos, una electricidad que no sirve para nada al usuario a la vez que sobrecarga y distorsiona la red, en ocasiones de forma muy perjudicial tanto para el distribuidor como para todos sus clientes.

 

Esta energía residual, que queda perfectamente reflejada en el contador y en las facturas, tiene una importante penalización desde el año 2010, que eleva los recibos en cientos de euros al año o incluso a miles al cabo de varios ejercicios de actividad del negocio.

 

Por provincias, las penalizaciones por la energía reactiva en los 3.737 contratos 3.0A y 3.1A de Ávila supondría al año 897.000 euros, 1,97 millones para Burgos, 2,16 millones para León, 879.000 euros en Palencia, 1,86 millones en Salamanca, casi un millón de euros en Segovia, 598.000 euros para Soria, 2,83 millones de euros para Valladolid y 865.000 euros para Zamora.

 

MEDIDAS DE AHORRO

 

Entre las medidas que pueden tomar las empresas para eliminar esta penalización mensual se encuentran "modernizar la maquinaria o instalar condensadores, unos aparatos que también tienen un coste, pero que solo con lo que se ahorra cada mes se puede autofinanciar en poco tiempo, entre uno y dos años, y a partir de entonces, todo serán beneficios", explica Diego Montes, director-gerente de la comercializadora de energías renovables y de asesoramiento energético Unieléctrica.

 

Al respecto, los técnicos coinciden en que reducir la energía reactiva solo tiene ventajas: eliminación de las penalizaciones por el consumo de la energía reactiva, y desde el punto de vista técnico una reducción de hasta un 20 por ciento en el consumo eléctrico, disponer de hasta un 30 por ciento adicional de la potencia nominal antes de la compensación y hasta bajar en torno a un 40 por ciento las perdidas por efecto Joule (el calentamiento de la maquinaria por el paso de la 'corriente').