Las orquestas necesitan que este verano vuelvan las verbenas a Valladolid
Cyl dots mini

Las orquestas necesitan que este verano vuelvan las verbenas a Valladolid

Orquesta El Salón.

¿Podrán celebrarse las verbenas? Según se va apróximando la llegada del verano, los artistas de las orquestas empiezan a impacientarse y a pedir ayuda para que les dejen desarrollar su actividad laboral

El fin del Estado de Alarma y el recuerdo de las medidas sanitarias “más relajadas” del pasado verano reabre el debate sobre la celebración de las fiestas de los pueblos y barrios locales. Las orquestas desean realizar conciertos este verano tras llevar “muchos meses” sin poder trabajar a causa de la pandemia por coronavirus.

 

En pleno auge de la recuperación del ocio nocturno y tras el cese del toque de queda, los trabajadores de las verbenas piden soluciones a su “terrible” situación y hacen un llamamiento a la Junta de Castilla y León para poder reincorporarse a sus trabajos: “No sabemos si nos van a dejar trabajar pero necesitamos hacerlo”.

 

Los integrantes de la Orquesta Tucán quieren ser “positivos” y confiar en la eficacia del proceso de vacunación: “El Gobierno dice que en agosto el panorama social nacional mejorará mucho y que un 70% de la población estará vacunado. Sería un alivio para nosotros poder trabajar al menos agosto y septiembre”. Los cantantes consideran que “si se toman las medidas de seguridad necesarias” podrían trabajar “al igual que se están celebrando ahora los primeros conciertos”.

 

Para nosotros el trabajo de las orquestas significa el 100% de nuestros ingresos. Llevamos casi un año y medio sin trabajar”. No pueden dar una cifra exacta de las pérdidas económicas que ha supuesto la pandemia porque “cada año las ganancias varían” pero reconocen que se encuentran “desesperados”.

 

La orquesta El Salón augura que las orquestas grandes no podrán realizar grandes conciertos con mucho público pero desean que, al menos, las pequeñas agrupaciones puedan hacer conciertos en pueblos de pocos habitantes al aire libre: “¿Qué problema hay en que nosotros seis demos un concierto en un plaza de 500 metros para ochenta o noventa personas?”

 

Los pueblos están esperando”, aseguran. El año pasado, El Salón tenía sesenta bolos programados para el año 2020 de los cuales no pudo celebrar ninguno. Estiman que a una media de unos 1.500 euros por bolo dejaron de ganar unos 75.000 euros, solo el año pasado. “Es una barbaridad. Y hablamos de esas cifras porque somos empresas pequeñas, pero imagínate orquestas como Panorama”.

 

El verano de 2021 aún es una incógnita tanto para los veraneantes como para los trabajadores que desean “más que nunca” subirse al escenario y poder trabajar como antes siempre lo habían hecho.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: