Las obras en la A-62 colapsan el tráfico entre Valladolid y Palencia

Los trabajos que comenzaron a mediados de mayo y que, según anunció Fomento, pueden prolongarse durante tres meses, provocan a diario atascos y circulación lenta entre los kilómetros 100 y 117, a la altura de Cigales. Dos personas han perdido la vida en este punto.

La autovía A-62 que conecta Valladolid por el norte, con Palencia y Burgos, sufre a diario colapsos, retenciones de kilómetros o, en el mejor de los casos, circulación lenta. La causa de esta incidencia se debe a los trabajos de mejora de pavimento que se están realizando entre los kilómetros 100 y 117, a la altura del municipio vallisoletano de Cigales, y que según anunció el Ministerio de Fomento se prolongarán durante tres meses.

 

El 16 de mayo, solo unos días después del inicio de las obras, llegó la tragedia. Un camión arrolló, a la altura de Cabezón de Pisuerga, a otros seis turismos. Una persona falleció en el acto y otra, ocupante del mismo vehículo que la primera, murió seis días después.

 

 

La señalización desde ese día poco ha cambiado, aunque algo sí ha mejorado: pintado de líneas amarillas y señalización vertical. Desde Valladolid, en dirección Palencia, la autovía ha quedado totalmente cortada, desviándose el tráfico por el carril en sentido Valladolid. De tal forma, durante unos kilómetros (que varían según avanzan las obras), la calzada queda limitada a un carril por sentido.

 

Cubillas, Trigueros, Corcos, Cabezón, Cigales y Fuensaldaña son los municipios que, durante estos tres meses, se van a ver afectados. También los conductores que a diario realizan el trayecto entre las dos capitales castellanas, o los que llegan a Valladolid desde la zona norte. Todos ellos tendrán que armarse de paciencia, y de prudencia, para salvar de la mejor manera posible la situación en una vía muy frecuentada por camiones y que, en hora punta, se ve paralizada por completo.

Noticias relacionadas