Las obras del nuevo paso de Labradores y Panaderos y tres más al noreste coincidirán en el próximo verano
Cyl dots mini

Las obras del nuevo paso de Labradores y Panaderos y tres más al noreste coincidirán en el próximo verano

El Ayuntamiento espera licitar en un año los trabajos de dos proyectos en la zona sur, que comenzarán a ejecutarse en 2022

Las obras del nuevo paso inferior de las calles Labradores y Panaderos y la avenida de Segovia para sortear las vías del tren en Valladolid comenzarán a partir de abril o mayo de 2021, y en verano, en otros tres más al noreste. Además, se espera licitar al final del próximo ejercicio y contratar en el primer trimestre de 2022 los trabajos de dos proyecto al sur de la ciudad, que comenzarán a ejecutarse a mediados de 2022, periodo en el que todos ellos estarán construyéndose, para iniciar en 2023 o 2024 la demolición del paso del Arco de Ladrillo.

 

El alcalde de la ciudad, Óscar Puente, acompañado por el edil Manuel Saravia, informó de los acuerdos adoptados hoy en el Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, que por un lado aprobó definitivamente el proyecto de Labradores-Panaderos, que contempla un vial para vehículos, otros para peatones y bicicletas, la reforma del existente en Panaderos y una gran plaza al estilo de la generada en Rafael Cano.

 

Valladolid Alta Velocidad decidió licitar en 16,2 millones de euros (más IVA) y con un plazo de ejecución de 29 meses las obras del nuevo paso inferior bajo las vías, que tendrá en forma de ‘Y’ para conectar las calles Panaderos y Labradores con la avenida Segovia. El Ayuntamiento espera recibir el acuerdo de la Sociedad para convocar el concurso, que se espera adjudicar en tres meses, es decir, en marzo, de forma que entre abril y mayo del próximo año podrían comenzar los trabajos.

 

En la primera fase, precisó Óscar Puente, se acometerá la construcción del nuevo paso bajo las vías de la calle Panaderos. Además, en una parcela de dominio ferroviario en el lado del barrio de Delicias se iniciará la ejecución del cajón para el paso de peatones y bicicletas abierto y en forma de plaza, que conectará también con la calle Estación y Recondo, para en una tercera fase afrontar la reforma del existente en Labradores, que se convertirá en uno nuevo, debido a los problemas de galibo que presenta hasta para la circulación de autobuses urbanos. Todo ello, añadió, prepará la zona para la demolición entre 2023 y 2024 del paso elevado de Arco de Ladrillo.

 

Por otra parte, a primeros del próximo año se les entreguen los proyectos de otros tres pasos -peatones y cliclistas- más en la zona noreste de la ciudad, en el entorno de las calles Unión y Pelícano, Guipúzcoa, Padre Claret. En febrero se licitarán los trabajos y en mayo o junio se adjudicarán, con el inicio de las obras en verano. Todo ello, añadió, supone una “borrachera” de proyectos que comienzan a ver la luz, frente a la planificación sobre el papel existente ahora.

 

Por otra parte, Valladolid Alta Velocidad acordó aprobar la licitación de la redacción de los proyectos para la construcción de otros dos pasos al sur de la ciudad para peatones, bicis y transporte público, entre la avenida de Irún, Guadalajara y Camino de la Esperanza y entre Hípica y Adolfo Suárez. El plazo de ejecución es de ocho meses y el presupuesto de 471.867 euros (IVA no incluido). De esta forma, Óscar Puente indicó que las obras se licitarán a finales de 2021 y que se adjudicarán en el primer trimestre de 2022, para comenzar a continuación.

 

El alcalde de la ciudad explicó que el paso de Hípica y Adolfo Suárez conecta la zona de la Ciudad de la Comunicación con el paseo de Zorrilla a través de un paso para vehículos privados, transporte público, peatones y bicicletas, de forma que se añade una nueva entrada a las Delicias. Además, el otro previsto entre la avenida de Irún, Guadalajara y Camino de la Esperanza sustituirá la pasarela actual que según reconoció Óscar Puente no reúne las “mejores” condiciones.

 

SEDE Y APORTACIONES

 

También la Sociedad acordó el traslado de su sede del local de la calle Fray Luis de León a otro de la calle Muro, propiedad de la Seguridad Social, de forma que el Ayuntamiento podrá utilizar para otros fines los locales ahora utilizados por Valladolid Alta Velocidad de 150 y 250 metros cuadrados, según indicó Manuel Saravia. También se acordó darse un plazo de un mes para cerrar la modificación de las aportaciones previstas, ante la propuesta del Ayuntamiento de aplazarlas, lo que exige una adenda al convenio suscrito.

 

Óscar Puente precisó que las entidades bancarias están cobrando a la Sociedad por los depósitos por lo que señaló no tiene sentido seguir haciendo provisiones de fondos, en el momento actual de la pandemia, cuando no son necesarios tenerlos en caja para afrontar los proyectos. Ahora, explicó, se debe decidir si se abonan las de 2020 y se aplazan las de 2021 y 2022, lo que generaría un saldo superior a los 90 millones de euros, lo que garantiza las obras de cuatro años. También podría no pagarse las de este año y el próximo, de forma que en 2022 se añadirían 30 millones a los 60 actuales.

 

Finalmente, el alcalde de Valladolid indicó que todos los socios -Renfe, Adif, Junta y Ayuntamiento- entienden que no tiene sentido sobredimensionar la caja de la Sociedad en un momento en el que los bancos les cobran por el saldo de las cuentas. Por ello, señaló en este mes se tratará de adaptar el convenio a las necesidades reales de financiación que tiene la ejecución de las obras en la ciudad.