Las nuevas urgencias del Hospital Clínico de Valladolid abren este miércoles con más medios

El Hospital Clínico Universitario abrirá su nueva área de Urgencias a partir de las 8.00 horas del miércoles 28 de enero, por lo que se prestará la atención en las instalaciones ubicadas en la parte posterior del hospital.

  

La entrada será desde la Calle Real de Burgos, donde se encuentra tanto el acceso para vehículos como para peatones, quienes podrán hacerlo mediante escaleras o a través de  una rampa para personas con dificultad de movimientos. También se podrá acceder desde el propio aparcamiento del hospital, abierto las 24 horas del día.

 

Las nuevas Urgencias pasarán de los 1.397 metros cuadrados actuales a los 2.448, con un crecimiento del 75 por ciento sobre los espacios actuales, lo que supondrá la existencia de circuitos diferenciados e independientes de adultos y niños, así como un área de admisión propia.

 

Otra novedad es que habrá un técnico en cuidados auxiliares de enfermería dedicado en exclusiva a mantener a los familiares informados en todo momento de la situación de los pacientes atendidos. Además se ha previsto personal auxiliar de seguridad para facilitar la circulación de personas en los accesos exteriores.

 

La nueva área de adultos pasa de 1.328 a 1.977 metros cuadrados (un 49 por ciento más), y de seis a ocho consultas, dos de ellas para realizar el triaje, el conocido sistema de clasificación de pacientes que se hará de forma informatizada las 24 horas del día, y que estará a cargo de personal de enfermería especialmente entrenado.

 

Con ordenadores en todos los puestos asistenciales, la atención urgente a adultos aumentará sus boxes de exploración de seis a 16, con 18 puestos de observación monitorizados con la última tecnología y otros diez sillones de primera atención.

 

Asimismo, habrá una sala de paradas/críticos con cinco puestos, y se amplía la zona de atención a pacientes que precisan soporte vital urgente o patologías 'tiempo-dependientes', es decir, síndrome coronario agudo, código ictus, sepsis, trauma  grave, etcétera. Además se han dotado cuatro gabinetes independientes para especialidades (Traumatología, Otorrinolaringología, Oftalmología y Ginecología).

 

PEDIATRÍA Y PERSONAL

 

En cuanto al área pediátrica, que supondrá un "profundo cambio" sobre la situación actual, aumentará sus espacios asistenciales de los 68  actuales a los 471 metros, con seis consultas específicas, dos de ellas dedicadas al triaje.

 

Esta zona contará además con cuatro salas de exploración, cuatro puestos de observación, un box de aislamiento, una RCP infantil, una sala de lactancia, seis sillones de primera atención, un puesto de críticos, un control de enfermería, y varios despachos y salas de reuniones.

 

Por otra parte, el personal que atenderá las nuevas Urgencias del Hospital crece de los 134 actuales a 202, con un total de 33  facultativos en el área de adultos, a los que se suma un pediatra contratado en exclusiva para el horario de mañana.

 

Se da la circunstancia además de que hasta ahora, de los 30 médicos que atienden adultos, seis lo hacían a media jornada, circunstancia que ahora cambia y pasan a trabajar jornada completa, lo que supondrá una mejora en la atención a los pacientes.

 

Por lo que se refiere a la enfermería, se pasa de 43 enfermeras, 23 técnicos auxiliares en cuidados de enfermería y un supervisor para atender a todo el mundo, a 101 profesionales dedicados exclusivamente al área de adultos (72 enfermeras, 28 auxiliares y un supervisor) y otros 24 al área de pediatría (13 enfermeras, diez auxiliares y un supervisor).

 

El personal no sanitario también se ve incrementado, ya que los celadores pasan de 35 a 42, habrá dos personas en admisión en lugar de una y habrá dos de seguridad en vez de uno.

 

1,1 MILLONES EN EQUIPAMIENTO

 

El importe invertido por la Gerencia Regional de Salud para equipar las nuevas dependencias del Servicio de Urgencias del Clínico ha ascendido a 1.142.877 euros.

 

A mobiliario general se han destinado 47.508 euros, mientras que a la compra de ecógrafos se consignaron 86.000 euros, quedando el resto a la adquisición de equipos médico-asistenciales, como por ejemplo seis aparatos de telemetría destinados a controlar a pacientes desde la sala de espera, lo que descongestionará los boxes, y mobiliario clínico específico.