Las novatadas regresan por Septiembre a Valladolid

Alumnos de residencias universitarias han sido los primeros en deambular por las calles. Novatos y veteranos han regresado.

Al igual que la piscina vuelve por verano, el turrón por Navidad o la música de cornetas y tambores por Semana Santa, las novatadas –irremediablemente- regresan cada inicio de curso, allá por el mes de septiembre y en los albores de octubre. Por las calles de Valladolid ya se ven a jóvenes deseosos de fiesta, disfrazados y cumpliendo órdenes de los alumnos veteranos.

 

Son las controvertidas novatadas. Prohibidas por la Universidad de Valladolid pero que, año tras año, regresan a la ciudad con la llegada de los nuevos estudiantes. Las primeras, las de las residencias universitarias. Muchos alumnos defienden estas prácticas como una buena manera para que los estudiantes nóveles se integren rápidamente y hagan amigos. Expertos y profesores aborrecen este tipo de actividades que, en muchos casos, humillan a los novatos.

 

Sin ir más lejos, este lunes, residentes de una conocida residencia universitaria femenina se entretenían por las céntricas calles de Valladolid con sus alumnas más novatas. Una especie de gimncana proponía actividades tan diversas como realizar sentadillas o llevar ropa interior por encima de la vestimenta. A decir verdad, las alumnas novatas que asumían todos los mandatos de las residentes veteranas, no parecían a simple vista sufrir con las pruebas, aunque es cierto que tampoco acogieron con agrado que una persona grabara las ocurrencias con su teléfono móvil.

 

Son las novatadas y ya han llegado a Valladolid.

Noticias relacionadas