Las normas de la segunda desescalada: por qué este viernes no se puede ir de Valladolid a Ávila o Segovia
Cyl dots mini

Las normas de la segunda desescalada: por qué este viernes no se puede ir de Valladolid a Ávila o Segovia

La desescalada de la segunda ola viene con sus propias reglas: restricciones a la movilidad en función del nivel de la pandemia en cada provincia y posible cierres selectivo de municipios.

Castilla y León estrena este viernes un nuevo escenario en su gestión de la pandemia, y tras pasar por el confinamiento 'duro', los horarios, la primera desescalada, las fases, las restricciones temporales y la segunda ola, se apresta a iniciar una segunda desescalada con nuevas normas que cambian muchos de los parámetros que habíamos conocido y que propician una paradoja: que este viernes podamos viajar de Valladolid a Palencia, pero no a Ávila o Segovia, a pesar de ser provincias en la misma comunidad y limítrofes.

 

La base de estas nuevas normas es el 'semáforo' Covid, la tabla de indicadores con los que se evalúa la situación epidemiológica. Esa tabla marca cuatro niveles de riesgo por encima de la situación de 'nueva normalidad' y sus correspondientes medidas. La comunidad está al completo en el nivel más alto de riesgo, el 4, y con niveles desbordados en incidencia, pruebas y ocupación hospitalaria, lo que llevó a cerrar hostelería, centros comerciales y deportivos el 6 de noviembre.

 

Ahora la comunidad está lista para abrir la mano, y lo hará primero en Ávila y Segovia que este mismo viernes reabrirán sus actividades. Lo hacen por su buena situación en el 'semáforo': Ávila está a punto de bajar del umbral de 400 nuevos casos y Segovia está en 330, ambas muy por debajo del resto de provincias. Se fijó el nivel 400 para reabrir hostelería y centros comerciales, aunque todavía estaremos dentro del nivel 4 de restricciones hasta que se baje de 250.

 

Igea ha explicado los criterios para tomar decisiones, que se basan en el conocido como 'semáforo' y que evalúa indicadores como el nivel de transmisión, las tasas de positividad y la presión asistencial. Los datos de cada indicador marcan el nivel de alerta que corresponde a cada territorio, en cuatro niveles; actualmente se presenta por provincias, pero también está disponible por municipios. 

 

Abiertos, con condiciones

 

El paso a ese nivel inferior dentro del de alto riesgo no supone libertac completa, si no el regreso a las restricciones que ya había y que corresponde con el riesgo más alto. Cada nivel de riesgo tiene sus limitaciones progresivas hasta el regreso a la 'nueva normalidad'. En el caso de las provincias que bajen de 400 supondrá reabrir lo cerrado, pero con condiciones.

 

En el caso de la hostelería y restauración, se recuerda que el consumo dentro del local no se podrá efectuar en barra o de pie y deberá realizarse sentado en mesa o agrupaciones de mesas, no pudiendo superarse el 33 % del aforo. Se limitará la ocupación máxima de mesas o agrupaciones de mesas a 6 personas. En todo caso, la distancia mínima entre mesas o agrupaciones de mesas será de 1,5 metros en terrazas al aire libre, y de 2 metros en el interior de los establecimientos. Las terrazas se podrán abrir con el 75 % del aforo.

 

Las grandes establecimientos comerciales abrirán con un aforo máximo de 1/3, y se mantendrá el horario establecido por el estado de alarma (RD 926/2020). Para el deporte en establecimientos cerrados es obligatoria la mascarilla (excepto para competiciones oficiales) y desarrollo de deporte sin contacto físico, excepto deportistas profesionales, de alto nivel o de alto rendimiento. El aforo máximo será del 33 %.

 

Perimetrar por provincias

 

Esta es una de las novedades. La Junta evaluará en principio la situación de manera  global por provincias: es decir, las que bajen de 400 y tengan buenos niveles de ocupación hospitalaria podrán, por ahora, reabrir sus bares y restaurantes. Se podrá abrir bares en terrazas e interior, pero sin barras, como hasta el 6 de noviembre. Y cada semana se anunciarán las medidas restrictivas para que los sectores sepan a qué atenerse. Sin embargo, eso supondrá su aislamiento del resto.

 

"Cuando una provincia esté en un nivel de alarma diferente al resto se procederá a perimetrala", ha confirmado, "si las provincias están en el mismo nivel de alarma sí será posible la movilidad entre ellas y si no, no será posible" ha explicado Igea. Eso supone que se podrá ir de Segovia a Ávila, pero no de Valladolid a Ávila o de Valladolid a Segovia, ni de ninguna otra provincia de la comunidad a estas dos provincias. Se mantiene el cierre perimetral exterior de Castilla y León.

 

Decisiones por municipios

 

Según Igea, las decisiones se van a tomar por provincias porque los indicadores de ocupación hospitalaria son por provincias, salvo en el caso de León que se podrían tomar decisiones separadas territorialmente. Pero también podrían acabar tomándose por municipios, ya que hay datos: en el caso de que una población tuviera niveles muy superior o muy inferiores a la situación de su provincia, podría ir desescalando o no.