Las multas de tráfico comienzan a enviarse por correo ordinario en Valladolid

El sistema, utilizado ya por la Dirección General de Tráfico y otros Ayuntamientos, abaratará costes y facilitará a los ciudadanos la comunicación y conocimiento de la existencia del expediente.


 

Desde la División de Control de la Legalidad Vial, dependiente de la Policía Municipal, se ha comenzado a remitir notificaciones de denuncias de tráfico por correo ordinario -carta normal que se deposita en el buzón del destinatario sin necesidad de entregar "en mano"-, previamente a la notificación por correo certificado con acuse de recibo que ha de entregarse personalmente por el cartero.

 

Este sistema se utiliza desde hace varios años por la Dirección General de Tráfico, así como por algunos Ayuntamientos -León y Salamanca en nuestra Comunidad-, siendo su finalidad facilitar la comunicación y conocimiento de la existencia del expediente incoado al denunciado, teniendo en cuenta que el modo de vida actual implica que durante buena parte de la jornada no hay nadie en muchos domicilios por cuestiones de trabajo o estudio de los residentes.

 

Esta notificación tiene todos los requisitos y garantías legales en cuanto a su contenido, y si bien no acredita la recepción por el destinatario, si éste se hace cargo de ella, puede abonarla con descuento en cualquier entidad bancaria, o bien presentar escrito de identificación de conductores o alegaciones, dándose por tanto voluntariamente por notificado.

 

En otro caso si transcurrido un tiempo prudencial, no realiza ninguna de estas actuaciones ante el Ayuntamiento, se procede a remitirle la notificación por correo certificado.

 

BENEFICIOS RECÍPROCOS 

 

Este procedimiento está avalado por el uso continuado de las citadas Administraciones, ya que, en principio, supone un beneficio para los ciudadanos, pues les evita traslados y esperas en las oficinas de Correos para recoger la notificación que no se les ha podido entregar en mano, y ser notificados a través de la publicación en el B.O.E. Lo que implica que a veces no tengan conocimiento de la existencia de la multa hasta que les llega la comunicación bancaria de embargo, aunque se haya realizado legalmente el trámite de notificación.

 

Por último puede suponer un ahorro importante en el coste de las notificaciones para el Ayuntamiento, en cuanto que las notificaciones por correo ordinario son mucho más baratas (35 céntimos de euro), que las notificaciones por correo certificado con acuse de recibo (3 euros, y a partir de mayo, probablemente aproximadamente 4 euros).