'Las marzas' festejan este sábado en la Plaza Mayor la entrada del nuevo año

La Plaza Mayor de Valladolid se convierte este sábado 4 de marzo en el escenario elegido para cantar Las Marzas, tradición que desde hace 18 años viene manteniendo el Grupo de Coros y Danzas Besana y a la que cada año se suman más adeptos deseosos de despedir del año viejo y saludar el nuevo que desde tiempos inmemoriales se ha venido escenificando en España tras los Carnavales, en las últimas jornadas del mes de febrero, y en las primeras del que antaño fuera el primer mes del año.

 

A partir de las 20.00 horas, como viene ocurriendo desde 1999, la Plaza Mayor congregará a todos aquellos vallisoletanos que manteniéndose fieles a nuestro rico patrimonio tradicional se preocupan de perpetuarlo con la celebración de fiestas como la del Canto de las Marzas, cuya antigüedad se pierde en la noche de los tiempos, no faltando investigadores que la postulan como la más antigua de cuantas se han conservado en nuestro país.

 

No en balde, lo que se canta y se rememora en esas coplas que se entonaban a la media noche es el momento supuesto en que había nacido la vida sobre nuestro planeta.

 

Como se suponía que la vida había nacido en la época del año en que comienzan a apuntar los primeros brotes de la primavera, de ahí nacería la costumbre de celebrar el inicio del año en los últimos días de febrero y primeros de marzo, reuniéndose las gentes de los pueblos y ciudades en las plazas mayores, con el fin de cantar las viejísimas coplas marzeras frente a los ayuntamientos y contando con la preceptiva compañía de una hoguera, indispensable por otra parte en esta época del año, aunque en el caso presente se utilizarán unas velas.

 

En la tradición originaria, la fiesta de las Marzas se celebraba en torno a un gran árbol que preceptivamente ocupaba el centro de las plazas mayores y que se adornaba al efecto, con flores, el marzandrón.

 

Aunque totalmente olvidado su origen y significado, el hoy recuperado canto de las Marzas ha pervivido en Castilla y León y en Cantabria desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días.

 

Por lo que se refiere a Valladolid, el Grupo Tradicional Besana, fundado por Felisa Torres, viene asumiendo la organización de esta fiesta tradicional, contando con la colaboración desinteresada de cada vez más grupos de dulzainas y danzantes, que este año suman un total de diecinueve.

 

Siguiendo fielmente la tradición, tras los bailes tradicionales que sirven de prólogo a la fiesta y el toque del sofar o cuerno, se cantarán Las Marzas frente al reloj del Ayuntamiento.

 

Y rememorando, igualmente, las viejísimas costumbres castellanoleonesas, tras la celebración del comienzo del año los grupos organizadores invitarán a los asistentes a un vaso de vino y un cuenco de sopa de ajo caliente.