Las máquinas toman, por fin, el barrio de Pilarica para comenzar las obras del paso subterráneo de Rafael Cano

El proyecto cuenta con una inversión de 2.1 millones de euros y un plazo de nueve meses. El barrio de Pilarica comienza así a salir del aislamiento, tras el paso a nivel en 2015.

Las máquinas han tomado el popular barrio vallisoletano de Pilarica. Por fin. Los vecinos se han tenido que frotar los ojos al comprobar que las obras han empezada. Por fin. Los habitantes de este barrio pucelano ven luz al final del túnel (nunca mejor dicho). Y es que desde el 15 de septiembre de 2015, por orden ministerial, se cerraba el último paso a nivel de la ciudad y con ello comenzaba una situación de aislamiento que, los vecinos, denunciaron una y otra vez.

 

Esta semana, por fin, han comenzado las obras del primero de los proyectos. Se trata del paso inferior bajo el ferrocarril en la Plaza de Rafael Cano por valor de 2.1 millones de euros, y que tendrá que estar finalizado antes de que acabe el año. Atrás quedan interminables manifestaciones, asambleas vecinales, actividades reivindicativas y la disparatada idea de una pasarela peatonal que, finalmente no llegó a utilizarse.

 

El paso deprimido de la Plaza de Rafael Cano, cuenta con un desnivel de 2,70 metros y dispondrá de una anchura de 12 metros. La depresión comienza en la calle Nueva del Carmen, en la propia iglesia de La Pilarica y la salida se efectúa por la calle de La Salud. La altura del túnel, de las vías del tren, es de tres metros. Se permite el paso de peatones, bicicletas y circunstancialmente vehículos de emergencias. También se tiene previsto ajardinar la zona.

 

El importe de la adjudicación a la UTE Obras, Caminos y Asfaltos S.A. & Obras, Pavimentos e Instalaciones Industriales S.L. es de 2.127.667,60 euros (IVA incluido), el plazo de ejecución son nueve meses -desde la comprobación del replanteo- y el plazo de garantía tres años. Durante la realización de la obra se llevarán a cabo otras actuaciones cuantificadas en 389.088,63 euros. Si todo va según lo previsto, y el proyecto no sufre su enésimo retraso, los vecinos podrían disfrutar del nuevo paso peatonal antes de que finalice el año.