Las lesiones del Hand Vall frenan su trayectoria de la primera vuelta

Las chicas de Rubén Carrasco cayeron en Vigo (39-28) en un partido en el que sumaron más bajas.

Nuevo partido para las chicas del Comercial Ulsa Hand Vall, que disputaron en la tarde del sábado en el Polideportivo La Marisma de Vigo contra el Rodavigo (39-28). Volvían a jugar fuera de casa después de su viaje a las islas, con la mirada puesta en conseguir sumar los dos puntos tras una racha de derrotas sufridas por el número de bajas que está acusando el equipo vallisoletano.

 

Tras un comienzo igualado, se produjo la lesión de la portera Julia Iglesias que estaba manteniendo el cerrojo en la meta vallisoletana, sin aún informes médicos, la aparatosa acción de la lesión hace presagiar lo peor. Reanudado el encuentro y con la mente de las jugadoras en su compañera, las gallegas comenzaron a distanciarse aprovechando la falta de concentración en defensa de las jugadoras de Rubén Carrasco, que veía desde la grada al estar sancionado un encuentro tras el partido de Tenerife. Al descanso, 19 a 12 que hacía que el Comercial Ulsa tuviese que rehacer al equipo de la difícil situación que está viviendo, y es que el hecho de perder a una compañera tras otra en un grupo tan unido hace que influya bastante en su juego.

 

Tras el paso por los vestuarios, solo existía un objetivo en la cabeza de las jugadoras, la remontada. Pero, los movimientos planteados en defensa para revertir la situación no surgían efectos y la diferencia en el marcador seguía vigente. Final del encuentro (39-28) y las vallisoletanas volverán a ponerse el mono de trabajo esta semana para intentar tapar los agujeros que las compañeras lesionadas están dejando en el equipo.