Las grandes heladas del río Pisuerga en Valladolid a lo largo de la Historia
Cyl dots mini

Las grandes heladas del río Pisuerga en Valladolid a lo largo de la Historia

Imagen del Pisuerga a su paso por Valladolid durante las heladas. AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

Una de las grandes heladas más recientes que se recuerdan en Valladolid es la vivida el 3 de enero de 1971 cuando los termómetros cayeron hasta los 18,8 grados bajo cero.

Valladolid, como todas las ciudades de Castilla y León, es una ciudad muy fría durante el invierno. A lo largo de la Historia han sucedido grandes heladas, tan duras que incluso algunas de ellas han llegado a congelar el río Pisuerga. ¿Es eso posible? Uno de los acontecimientos más recientes que se recuerdan es ver el río totalmente congelado el 3 de enero de 1971, pero ¿qué otras grandes heladas se recuerdan en la ciudad?

 

Una de las primeras que se recogen en los libros de historia es la ocurrida en el año 1658, también en el mes de enero, donde los cronistas e historiadores de la época relatan en sus escritos que se podía caminar de orilla a orilla del Pisuerga sin necesidad de usar los puentes, es decir, andando por el hielo.

 

Según el escritor e historiador Matías Sangrador, durante el inverno de 1729, el río Pisuerga permaneció congelado durante más de dos semanas, desde el 17 de enero hasta el 1 de febrero de dicho año. Sangrador asegura en sus escritos que hubo personas que en sus carrozas con caballos, cruzaban las orillas del Pisuerga sin ningún tipo de problema.

 

Durante las últimas tres décadas del siglo XIX, los inviernos fueron muy gélidos prácticamente todos los años. Las mínimas se desplomaban en invierno hasta los 12 grados bajo cero, pero una de las heladas más recordadas de esta época ocurrió el 21 de enero de 1885 que según recogen algunos periódicos como El Noticiero Bilbaíno, “la gente lo atraviesa a pie, sin cuidado alguno, pues el hielo es de gran espesor”.

 

Ya bien entrados en el siglo XX, una de las mayores heladas que se recuerdan en Valladolid es la ocurrida en el invierno de 1971, concretamente el 3 de enero. El termómetro del observatorio de Villanubla registró 18,8 grados bajo cero dejando al Pisuerga totalmente congelado.

 

¿Volveremos a ver estampas tan sorprendentes como el Pisuerga congelado alguna vez?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: