Las gasolineras 'low cost' tendrán que contratar personal antes de tres meses

Gasolinera

El Bocyl publica los cambios en el Estatuto del Consumidor para prohibir las gasolineras desatendidas, a pesar de que Competencia las defiende y de que limitarlas contraviene las normativas europeas de comercio.

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) ha publicado este martes 25 de octubre la modificación de la Ley 2/2015, de 4 de marzo, por la que se aprueba el Estatuto del Consumidor de Castilla y León que obliga que las gasolineras cuenten con un empleado cuando permanezcan abiertas al público. Tendrán tres meses para adaptarse porque el nuevo articulado entre en vigor en ese plazo. Una decisión que inicia la cuenta atrás para que las denominadas gasolineras 'low cost' o desatendidas se adapten a la nueva normativa, lo que afecta a las aproximadamente 60 estaciones de servicio que no habían hecho otra cosa que cumplir con los cambios en la normativa de competencia establecidos por el Estado.

 

En concreto y como se acordó ya en el pasado pleno de las Cortes, todas las instalaciones de suministro de venta al público al por menor de combustibles y carburantes deberán contar en la propia instalación y mientras permanezcan abiertas y en servicio al menos con una persona debidamente formada responsable de los servicios que se prestan al objeto de garantizar los derechos de los consumidores reconocidos en esta Ley. De este modo, las personas con discapacidad que no puedan acceder al suministro de carburantes y combustibles serán atendidas por una persona responsable de las instalaciones. 

 

En las actuales 'low cost', es posible requerir la atención de un responsable a través de un teléfono en la instalación y sus defensores se preguntan si los bancos no deberían dar dinero sólo en ventanilla en vez de a través de cajeros. La asociación que agrupa a este tipo de negocios en Castilla y León se ha dirigido a las autoridades europeas para que se pronuncie.

 

Este cambio contradice las indicaciones que dio el propio Gobierno hace unos años, cuando introdujo criterios de liberalización y mayor competencia en el negocio de las estaciones de servicio; entre los cambios, permitir las gasolineras desatendidas, limitar el número de las dependientes de las grandes petroleras o incentivar las gasolineras de supermercado. Las gasolineras desatendidas son legales y conviven con las convencionales y con aquellas en las que hay personal, pero que son autoservicio y requieren que el usuario reposte su vehículo. 

 

Con esta decisión, la Junta se suma a las comunidades que han legislado contra las gasolineras low cost a pesar de que Europa no se ha pronunciado al respecto, pero los empresarios creen que defenderá el Tratado de Funcionamiento de la Unión, que elimina todo tipo de restricciones para la apertura de establecimientos comerciales. El sector considera un error legislar en contra de este precepto y, en el caso de Castilla y León, hacerlo antes de que se pronuncie Europa.

 

 

INFORME DE COMPETENCIA A FAVOR DE LAS 'LOW COST'

 

Quien sí se ha pronunciado es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que ha hecho una defensa del modelo. En un informe publicado hace unas semanas, el regulador del mercado desmontaba buena parte de los mitos en torno a este tipo de gasolineras. En su informe de finales de agosto, la CNMC defiende las estaciones de servicio desatendidas al considerar que mejoran la competencia, frente a la posición de las comunidades autónomas que las han prohibido.

 

Recuerda que sólo el 5% de las gasolineras españolas (unas 500) son de este tipo, frente a un porcentaje mucho más elevado en Europa: son el 9% en Francia, el 23% en Holanda y hasta el 65% en Dinamarca. Y rechaza argumentos como el de que destruyen empleo, son inseguras o no atienden bien a los discapacitados.