Las farmacias vallisoletanas advierten un descenso de ventas de mascarillas tras la liberación en exteriores
Cyl dots mini

Las farmacias vallisoletanas advierten un descenso de ventas de mascarillas tras la liberación en exteriores

Una mujer accede a una farmacia en la calle Regalado de Valladolid. JUAN POSTIGO

Dentro del menor número que se venden las más reclamadas siguen siendo las quirúrgicas, aseguran en varios establecimientos de la capital.

Las farmacias vallisoletanas, al igual que el resto de farmacias en España, tuvieron una gran demanda de mascarillas de todo tipo al inicio y durante la pandemia. Sin embargo desde el pasado 26 de junio la mascarilla dejó de ser obligatoria en exteriores lo que ha traído consecuencias y cambios de mentalidad entre la población. ¿Qué opinan estos espacios de venta en Valladolid? ¿Qué ha cambiado desde entonces?

 

Las farmacias Velaryos, en la calle Ferrari 32 , Pastor, en Santiago 5, y Pilar de Benito Deza, en Santiago 19, coinciden en que "las ventas de mascarillas han descendido" pero como aún es obligatorio usarlas en interiores, la gente no deja de comprarlas, sobre todo la quirúrgica.

 

El aumento de los contagios, en su matoría, es dentro de la población joven y el hecho de no usar la mascarilla influye, pero la irresponsabilidad es el principal motivo de contagio. Por ello, Enrique Gutiérrez, técnico en la farmacia Pilar de Benito Deza, considera que "no creo que volvamos a un confinamiento". "Aunque el repunte entre la poblacción más joven sea elevado, la población más importante está inmunizada y el final, a pesar de esto, está más cerca".

 

El principal problema tras el aumento de casos, una vez se ha permitido dejar de usar la mascarilla en los espacios abiertos es la pérdida del respeto hacia el virusIgnacio de la Cuesta, técnico en la farmacia Velaryos, explica que "no cree que volvamos al confinamiento, sería algo impensable". "Pero lo que sí que es cierto es que la gente no se conciencia, ha habido una falta de respeto al virus desde un principio, no sólo ahora con la no obligación de llevar mascarilla en el exterior".

 

A mayores, De la Cuesta opina: "Habría que tomar alguna medida más, no tanto como volver al confinamiento, por la economía sobre todo no se va a querer, pero sí que sería necesario tomar más medidas para terminar de reducir los contagios, incluso si esas medidas nos tienen que limitar".

 

Dentro de la población vallisoletana, así como en la mayoría de provincias, el principal foco de contagio es la gente joven. Sin embargo, en Valladolid no se permite la venta y autorealización de test de antígenos, lo que complica la comprobación de las personas que puedan ser posibles positivos. Virginia Sánchez, farmaceútica en la farmacia-óptica Pastor, se muestra clara. "Tenemos un cajón lleno, pero sin receta médica no nos permiten venderlos".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: