Las facturas del confinamiento: así va a subir el próximo recibo de la luz (y cómo podemos evitarlo)

El aumento de la estancia en casa y la actividad profesional disparan el consumo de electricidad hasta un 20%, con su reflejo en la factura.

El confinamiento por el estado de alarma decretado por el Gobierno para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19 ha incrementado un 20,3% el consumo doméstico de electricidad entre semana y un 13,1% en el fin de semana, lo que supone un sobrecoste en la factura mensual de entre 8 y 12 euros, según datos de la comercializadora Lucera.

 

Además, el 50% del consumo se realiza en 'horas valle' (de 23.00 horas a 13.00 horas), por lo que contratar discriminación horaria supone un ahorro medio de entre 8 y 10 euros al mes para más del 90% de los hogares españoles. Para el estudio, la compañía ha analizado datos como los consumos horarios de los últimos 12 meses y datos específicos de los hogares (tipo de vivienda, personas en el hogar, sistemas de climatización, electrodomésticos...) de sus 35.000 clientes.

 

Asimismo, al permanecer más tiempo y realizar todas las actividades en el hogar por el confinamiento, los hábitos y rutinas de los consumidores se han modificado, trasladando así los picos de consumo al mediodía y en la cena.

 

Igualmente, al llevar a cabo la jornada laboral, además de las actividades de los estudiantes y el entretenimiento, en casa, el gasto energético se traduce en el uso intensivo de portátiles, móviles o iluminación, alargando ligeramente el día.

 

Como medidas para hacer frente a este incremento en el recibo de la luz por un mayor consumo, Lucera recomienda revisar los precios, contratar discriminación horaria, revisar la potencia contratada o eliminar los servicios extra.

 

Pasarse a la tarifa semirregulada

El último análisis realizado por FACUA-Consumidores en Acción sobre tarifas eléctricas en el mercado libre pone de manifiesto que han aumentado las diferencias al alza con respecto al semirregulado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Así, la factura mensual de un usuario medio puede llegar a inflarse más de 30 euros si tiene una oferta de mercado libre en lugar del PVPC. Y es que cada kWh de electricidad cuesta hasta un 71% más.

 

La solución es sencilla: pasarse a tarifa PVPC. FACUA advierte a los usuarios que se pasaran al mercado libre de que para volver a tener la tarifa semirregulada sólo tienen que contactar con cualquiera de las ocho denominadas comercializadoras de referencia, que pertenecen a grupos empresariales que también poseen comercializadoras de mercado libre.